Lo que el viento no se llevó

Aunque me declaro seguidora acérrima de la obra maestra de Margaret Mitchell (reconozco que llegué a saberme de memoria los diálogos de la película), hoy no elegí este título ni para hablar de “Lo que el viento se llevó” ni de Escarlata O´Hara, aunque sí considero que la asombrosa y compleja personalidad de esta mujer daría para una entrada propia. Es más, prometo ahora mismo hacer próximamente una entrada dedicada a la caprichosa, maquiavélica, teatrera, valiente e ingeniosa Scarlett.

Hoy voy a hablar de algo que no se lleva el viento, a pesar de que el dicho popular diga lo contrario. Me refiero a…¡las palabras!. No voy a ser yo la que niegue la realidad que reflejan los refranes, normalmente verdades como catedrales, pero sí hay una expresión con la que no estoy demasiado de acuerdo: “las palabras se las lleva el viento”. ¿Seguro que es así? Yo creo que no.

Si echamos la vista atrás, que alguien te diese su palabra era un auténtico “contrato verbal”. Si alguien prometía algo “por su honor” era prácticamente imposible que fallase. Hoy esto ha cambiado de modo radical y como tengas que demostrar algo, más vale que tengas un documento escrito y firmado que avale y verifique tu posición. En cualquier caso, no son estas palabras tampoco de las que quiero hablar en este momento.

Hoy quiero centrarme más en el día a día y en los comentarios que se hacen “inocentemente” para descalificar a otro. Comentarios que, en numerosas ocasiones, se hacen a espaldas de ese otro. Las palabras las puede cargar el diablo y convertirse en una poderosa munición de ataque cuando la intención que las acompaña es negativa. La intención es la clave, obviamente, porque las palabras en sí no son ni buenas ni malas. Es el uso que se hace de ellas lo que puede cargarlas de veneno. Antes de criticar a alguien, sería conveniente caminar unos kilómetros con sus zapatos, a ver que tal se anda.

Cuando un comentario hiere, no se lo lleva el viento y el dolor causado es irreparable aunque la persona ofendida lo pueda olvidar. Pero ¡ojo! porque lo que digo de las palabras también vale para el silencio y, muchas veces, hay silencios “castigadores” que sólo buscan mostrar desprecio o ignorar a otro de manera un tanto torticera con el fin último de manipular su comportamiento y provocar su malestar. Es decir, con la violencia verbal ocurre lo mismo que con los pecados, se pueden cometer por acción o por omisión.

Y aunque dije que no iba a hablar de “Lo que el viento se llevó”, sí quiero acabar esta entrada citando al arrebatador Rhett Butler. Cuando te encuentres ante este tipo de actitudes, lo mejor que puedes hacer es mirar de frente, cabeza alta y decir “francamente querida, me importa un bledo” (aunque en el doblaje español lo que se escucha es “francamente querida, eso no me importa”). Aunque yo, la verdad, soy más de la esperanzadora frase final que Escarlata pronuncia tirada en la escalera: “Realmente, mañana será otro día”.

#palabrashirientes

Anuncios

2 comentarios en “Lo que el viento no se llevó

  1. El que nunca lo haya hecho, que tire la primera piedra, es lo que diría yo ante este texto. Si que es verdad que antes de hablar nos deberíamos poner en el lugar de los demás para intentar comprender lo que nos incita a criticar al prójimo, es un ejercicio que deberíamos hacer todos y sinceramente creo que seriamos mejores personas

    Me gusta

  2. Tanto con palabras como con silencios, no ofende quien quiere, sino quien puede. Pero es cierto que cuando el que ofende puede hacerlo, esas palabras duelen como bofetadas y esos silencios, peor todavía, se clavan como puñales en el corazón. Y ante esta situación, querida Sofía, intentando hacer de tripas corazón, al igual que tú y Escarlata creo que la actitud tiene que ser : ” Realmente, mañana será otro día”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s