Mi querida Scarlett…

Antes de nada, me gustaría dar las gracias a todos aquellos que regularmente leen el blog  por tantas palabras bonitas que me habéis dicho en los últimos días. Agradecimiento que hago extensivo a todo el mundo, a los que me conocen personalmente, a los que entraron recomendados por algún conocido o a los que simplemente acabaron aquí por alguna casualidad internauta. ¡Sabiendo que os gusta, aún me animo más! (Por cierto, si alguien quiere recibir aviso cada vez que publique algo, sólo tiene que pulsar la pestañita que pone seguir, abajo a la derecha, y dejar su mail). Dicho esto – me sentía obligada a decirlo – vamos con el tema del día: un compromiso que adquiría hace un par de entradas…

scarlett corsé

Han pasado ya bastantes años desde que mi mente de adolescente descubrió a Escarlata O´Hara, la Scarlett a la que Margaret Mitchell dio vida como protagonista de “Gone with the wind”, best-seller llevado posteriormente al cine por Victor Fleming. La película era fantástica para las tardes festivas. Sus 233 minutos permitían ir de la comida a la cena con ella sin levantarte de la silla ni para ir al baño.

A pesar de que conozco la película plano a plano, todavía la veo de vez en cuando a día de hoy cautivada por el embrujo de esta mujer formidablemente compleja, atractiva y transgresora. Una Scarlett a la que yo, y la mayor parte de la humanidad, imaginamos con la cara de Vivien Leigh, la actriz que la interpretó de modo magistral y de la que yo destacaría sobre todo por la increíble fuerza de sus miradas. ¡Qué bien aguantaba los primeros planos! Hablaba sin necesidad de palabras.

Pero la pregunta que yo quiero plantear hoy es: ¿cómo puede generar tanta simpatía un personaje egoísta, cruel y manipulador?. Yo lo tengo claro. Si nuestra sureña heroína desprende ese impresionante poder de atracción es, primero, por la vitalidad, rebeldía y fortaleza de su personalidad y segundo, porque su carácter no fue creado únicamente bajo las luces de la bondad, amabilidad y dulzura, como si ocurre con el personaje de Melanie., la comprensiva y fiel esposa del insípido Ashley Wilkes.

Yo creo, además, que en la historia existe un cierto equilibrio entre sus actos maquiavélicos y el nivel de sufrimiento que padece. Porque, haciendo balance, bien es cierto que se casa por despecho, le roba el novio a su hermana, rompe el luto, hace negocios con sus enemigos y utiliza a la gente. Pero también es verdad que no es correspondida por el hombre al que ama, debe cruzar un país entre los ataques yankees, pasa hambre, encuentra destrozada Tara, la mansión familiar y ve morir a sus padres y a su hija. Y no olvidemos que acabó recogiendo algodón con sus propias manos, después de haber nacido en el arrogante y esclavista Sur previo a la guerra de Secesión. ¡Cómo no nos va a encandilar una mujer que es capaz de hacer un vestido espectacular con unas cortinas! Una auténtica superviviente.

scarlett cortinas

El contrapunto a la historia lo ponen otros dos personajes. Por un lado Mammy, que a pesar de ser esclava de su familia, es la única capaz de echarle en cara sus maldades, fundamentalmente con respecto a Ashley. “Yo no se que el señor Ashley le haya pedido que se case con él”, le espeta antes de ir a la fiesta en “Los doce robles”. Y por otro lado está Rhett Butler, enamorado hasta las trancas de ella desde el mismo momento que la conoce y a pesar de que la cala desde el principio. “Usted no es una dama”, es una de las primeras frases que le dice en la biblioteca de “Los doce robles”. Posteriormente le dedicará más referencias de ese estilo. Es el caso del baile benéfico durante la contienda, cuando le dice “Egoísta hasta el final, ¿verdad? Pensando sólo en su hermosa piel sin un sólo pensamiento para la noble causa”. Y ya no deja lugar a dudas cuando le declara su amor diciendo “Y es que te quiero Escarlata. Porque somos iguales. Dos malas personas, egoístas y astutas, pero que sabemos enfrentarnos con las cosas y llamarlas por sus nombres”.

scarlett sombrero

Mitad manipuladora, mitad encantadora, esta “buena/mala” rompió todo tipo de convencionalismos y fue una heroína en femenino que no se vino abajo ante la adversidad y que superó la guerra que acabo con su mundo . Así será recordada.

Y a los que pensaron que iba a hablar de Scarlett Johansson cuando vieron el título del post…sólo decirles que la madre de esta guapísima actriz decidió ponerle el nombre de la protagonista de su película favorita. Si es que al final….

#scarlett

#loqueelvientosellevo

Anuncios

3 comentarios en “Mi querida Scarlett…

  1. Quién no vio Lo que el viento se llevo más de una o dos veces y a quién no le fascinó el personaje cinematográfico de Scarlett. Caprichosa, terriblemente ambiciosa, llena de fuerza que no se amedrentaba ante nada ni ante nadie ni titubeaba en su propósito de conseguir lo que se proponía. Tan guapa como egoísta, orgullosa y engreída, capaz de hacer lo que fuese necesario para sobrevivir… Uno de los personajes más y mejor recordados en la historia del cine sobre todo por la magnífica interpretación de Vivien Leigh. Dicen de ella que era muy perfeccionista y meticulosa, y que después de leer el guión de la película su único propósito fue interpretar a Escarlata por su arrolladora personalidad. Quizás si Scarlett fuese interpretada por otra actriz no la recordaríamos de la misma manera, porque como tú dices, querida Sofía, esos magníficos ojos verdes deboraban la cámara.
    En cada nueva entrada te superas, querida Sofía,…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s