¡Ay doctor! Si yo le contara…

mafalda-me-duele-el-alma

Hoy he decidido empezar este post con la niña más inteligente, reivindicativa y comprometida socialmente que conozco. ¡La gran Mafalda! ¡Me encanta! Todo mi reconocimiento para Quino porque realmente…¡es un crack!

En fin, que la semana pasada me tocó pasar la revisión médica anual de la empresa. Antes no me ocurría pero, últimamente, cada vez que tengo que pasar por alguna prueba médica pienso – supongo que de manera absolutamente irracional -¿y si me encuentran algo…y estoy condenada?. Imagino que todos estos temores son fruto de que el miedo es libre y de que, a medida que cumples años, eres testigo de que algunas personas próximas a ti o simplemente conocidas ya no están o han sufrido un diagnóstico fatal. Quizás por ello, Woody Allen ya advertía en sus películas de que las dos palabras más bonitas que te pueden decir no son “te quiero” sino “es benigno”.

El poder de la enfermedad

Yo creo que la enfermedad, como anticipación y recordatorio de tu propia caducidad es la gran marcadora de prioridades que existe. En el mismo momento en que te la encuentras de bruces, realmente te das cuenta de lo limitado que es el tiempo y de lo que te gustaría hacer o dejar de hacer si pudieses ampliar tu estancia en este mundo. ¡Que no puedes! Ni se puede recuperar el tiempo perdido ni somos inmortales. Ni la persona más listísima de la historia de la humanidad ha conseguido retroceder su reloj vital ni un sólo segundo.

Entonces, yo pregunto. ¿De verdad quieres seguir aguantando (cuando en una relación aparece el verbo aguantar…mal síntoma) a gente que ni te valora ni te quiere ver feliz simplemente por costumbre? ¿De verdad quieres seguir adelante con esa relación en la que no te ves simplemente porque no confías en tu propia valía y empezar de cero te da pánico? ¿De verdad quieres continuar haciendo algo que no te gusta porque es lo que hay en vez de intentar luchar por hacer aquello que realmente te gusta? Las opciones son dos. Puedes optar por cambiar lo que no te gusta ahora o también puedes esperar a que España vuelva a ganar el Festival de Eurovisión, todos los planetas estén perfectamente alineados con el sol y además estemos en un año en el que el Viernes Santo caiga en martes, es decir, optes por auto-justificarte con lo que sea para no hacer frente a tus miedos.

Bronnie Ware, la sabia.

Y buscando información sobre este asunto en internet encontré un auténtico tesoro. ¿Sabías que una enfermera de Australia que trabajó con enfermos terminales escribió un libro sobre las cosas de las que se arrepiente la gente cuando sabe que va a morir? Antes de nada, y ya me parece muy importante, es que sepáis que el trabajo de Bronnie Ware (que así se llama esta mujer) revela que la mayor parte de los arrepentimientos son, no por errores cometidos, sino por sueños no realizados ni intentados. ¿Y cual es el más repetido? Pues que se suele lamentar no haber tenido el coraje de vivir una vida auténtica marcada por la propia persona y no por lo que los demás esperan de ella. Digamos que se lamenta una especie de “mediocridad aceptada” por el miedo que provoca afrontar los cambios.

Recuerdo que cuando estaba en COU (los estudiantes de hoy no sabrán ni lo que es jajajaj) tuvimos que estudiar “La colmena” de Camilo José Cela en literatura española y recuerdo también la importancia de la frase inicial: “No perdamos la perspectiva”. Pues bien, sin intención alguna de corregir al Nobel, sí voy a matizar su frase y apuesto mejor por “Cambiemos la perspectiva”.

Y es que, a veces, si cambiamos la manera de mirar, lo observado también cambia. Por eso, si modificas la manera de afrontar un problema, el resultado también es diferente. Relacionado con esto y para despedirme hoy os dejo un regalito. Se trata de una canción que casualmente descubrí viendo un episodio de “Sexo en Nueva York” y, por supuesto, no paré hasta que descubrí su título e intérprete. Os dejo también la letra porque merece la pena escucharla con atención. Es de esas canciones que consigue sacarte una sonrisa hasta en el día más gris. ¡Disfrútala!

I don´t have a cent (no tengo un centavo) Will I pay my rent? (¿voy a pagar mi alquiler?) And even my car doesn´t work (e incluso mi coche no funciona) Me and my man (mi pareja y yo) He´s the one to die for (es el único por el que morir)We have split up (hemos roto).

Can´t you see life is easy (no ves que la vida es fácil) in you consider things (si ves las cosas) from another point of view (desde otra perspectiva) In another way, from another point of view (de otra manera, desde otro punto de vista).

I see life and light (veo vida y luz) all the colours of the world (todos los colores del mundo) so beautiful (tan hermoso) won´t you come with me (¿no te vienes conmigo?).

I see birds and trees (veo pájaros y árboles) all the flowers of the world (todas las flores del mundo) so beautiful (tan hermosas) won´t you come with me? (¿no te vienes conmigo?).

El amor es la única cosa que cuanto más se da, más se tiene. ¡¡¡Buen día, buena semana y buena vida!!!. Besos para tod@s. ¡Que no falten!

#miedoenfermedad #arrepentimientomuerte

Anuncios

10 comentarios en “¡Ay doctor! Si yo le contara…

  1. Los problemas tienen la importancia que cada uno le de,la emfermedad normalmente suele jodernos una vida tranquila y normal,no se nos ocurre ni pensar que para otra mucha gente puede ser el final del sufrimiento de la vida que le toco vivir.Quien pudiera elegir donde naces? Muchas veces marcamos nuestro camino,muchos otros nacen con el marcado,condenados.Afortunados los que pueden hacerlo,es la mayor riqueza,porque complicarnos pensando y si…?disfruta ,vive,elige tu camino porque aun asi no va ser llano pero si seras libre ,el pensar y soñar nadie te lo puede sacar

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Que gran verdad esa de que los problemas tienen la importancia que cada uno le da! Y cuantas veces hacemos montañas de nada y no nos damos cuenta hasta que aparece algo que realmente es importante y pone las cosas en su sitio. En fin, disfrutemos y vivamos lo mejor posible…sin dejar de soñar porque…y si nuestros sueños se hacen realidad???

      Me gusta

  2. ¿Quén no tiene días de esos en que todo se ve gris y piensa que la vida que tiene es un desastre?. Ni te levantarías de la cama, ni irías a trabajar, no te apetece hablar con nadie …. .Pero sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de lo afortunados que somos algunos. Si, quizás ésta no es exactamente la vida que uno se habría imaginado pero tenemos familia, trabajo, amigos y gente que nos quiere y se preocupa por nosotros, y tenemos lo más importante…. salud para poder valorar, disfrutar y apreciar todo esto que la vida nos da. Es cierto que las cosas siempre se pueden cambiar y que nunca se debe perder ese ansia por mejorar o estar más satisfecho con la vida que nos tocó vivir, pero también es cierto que debemos valorarla muy mucho, porque hay gente que no tuvo tanta suerte como nosotros.

    Le gusta a 1 persona

    1. El 22 de diciembre siempre se hacen coñas con “el día de la salud” cuando compruebas que no te ha tocado la lotería. Pero yo me pregunto, ¿a cuántos de los que realmente les ha tocado la lotería (y no conozco a ninguno) cambiarían ese dinero por salud si no la tienen? Cuando estamos esperando a que nos den el resultado de alguna prueba médica solemos hacernos muchas preguntas trascendentales, que inmediatamente desaparecen tan pronto los análisis constatan que todo está bien. Quizás esto es lo que deberíamos hacernos mirar, no??

      Me gusta

  3. Sabias reflexiones Sofía. Te felicito por este blog tan bien escrito.
    Quizás no debemos de olvidar que la presencia del fantasma de la muerte paradójicamente puede ayudarnos a vivir mejor, recordándonos que nuestro tiempo es limitado, disfrutando cada etapa del camino, de las cosas grandes y las sencillas, y eso sí.. sin dejar de soñar.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola!!! Antes de nada, gracias por tus palabras sobre el blog. Con vuestros comentarios, se enriquece mucho. Sobre lo que dices de la muerte, es cierto. Sólo decir la palabra ya da un poco de yuyu, pero si fuésemos a vivir eternamente no valoraríamos tanto la vida. Y aún así, ¡a veces no lo hacemos! Pero siempre es buen momento para hacer un cambio en la buena dirección.

      Me gusta

  4. Carpe diem, Sofia, carpe diem, que bien se lo montaban estos romanos. Antes de preocuparte de las malas noticias que te puedan llegar en cada momento de tu vida, intenta vivir de una forma intensa para aprovechar el tiempo que tenemos en este mundo, que aunque no lo parezca es muy limitado. A veces nos quedamos en el no puedo o es imposible, en algunas cosas puede ser real, pero en la mayoría es mentira y se pueden conseguir, lo único que hay que hacer es levantar el culo del sofá e ir a por ellas, en definitiva todo lo gratificante que podamos hacer tiene un peaje y ese es ,el esfuerzo y el tesón.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s