Este whatsapp…¡es que lo carga el diablo!

cara risasdiablillo

Cuando alguien te ataca con un arma blanca, un cuchillo por ejemplo, no tienes que defenderte intentando neutralizar el cuchillo sino a la persona que lleva el cuchillo. Puede parecer una perogrullada, pero no lo es. De hecho, recuerdo que en las primeras prácticas que hice de esto en defensa personal lo único que veían mis ojos era el arma que venía hacia mi, más allá de la persona que había detrás de ella.

Pero la verdad, es que las armas no son peligrosas por sí mismas y el auténtico peligro está en quien las utiliza con finalidad destructiva. Por eso, si alguien quiere hacerte daño, no tiene porque necesitar un cuchillo, sino que podría atacarte tirándote un cenicero a la cabeza o lanzándote esa figurita tan mona que tienes en el mueble del salón de tu casa.

Me está viniendo ahora a la cabeza una viñeta de Mafalda en la que está viendo un informativo la tele. En las noticias se dice “desde el arco y la flecha hasta el cohete teledirigido es impresionante lo que ha avanzado la técnica“, a lo que Mafalda responde “y deprimente lo poco que han cambiado las intenciones”. ¿Y a dónde quiero ir a parar con todo este rollo? Pues sólo intento argumentar como hasta el instrumento más inocente puede convertirse en un arma de ataque si es utilizado con maldad.

Malas intenciones.

Y el whatsapp no es ninguna excepción. Bien utilizado, este instrumentito que se ha colado totalmente en nuestras vidas, sirve para comunicarnos, enviar fotos, chistes, dar una buena noticia o comunicar una desgracia. Pero si detrás hay una mente insegura o enfermiza puede servir también para controlar, acosar, malmeter, aislar o incluso hacer el vacío a alguien (creando subgrupos dentro de un grupo mayor para dejar fuera a alguien con el fin de insultarlo, aislarlo, criticarlo o planificar actuaciones en su contra). Incluso sirve también para la violencia de género, por no hablar de que permite hacer circular rápidamente un video o foto comprometida sobre ti con el único fin de humillarte.

 En Galicia, tanto el Valedor do Pobo como la Secretaría Xeral de Igualdade ya han dado la voz de alarma al respecto. Pero han dicho alguna cosita más que debería hacernos pensar, como que está bajando mucho la edad tanto de las víctimas como de los agresores y que se empiezan a repetir patrones de generaciones pasadas que se consideraban superados. ¡Casi nada!. Y aquí traigo de nuevo a colación el cuchillo con el que empezaba esta entrada. ¿La culpa es del whatsapp? Parece claro que no. La responsabilidad de estas conductas debería recaer únicamente en la persona que utiliza este instrumento tecnológico o cualquier otro con la finalidad de hacer daño.

Investigando como funcionan los grupos cuando se trata de acosar a alguien, descubrí que hay un patrón de conducta que se suele repetir en todos, así hablemos de acoso moral, laboral, escolar o…el que sea. Normalmente suele haber una mente maquinante, que es la persona que “lidera” el grupo. No suele emplear frases contundentes de ataque, sino que desliza y deja caer pequeños comentarios – disfrazados de frases inocentes – para construir un clima de desconfianza hacia una víctima que normalmente permanece ajena a todos estos tejemanejes.

Siendo grave su actitud – que me lo parece y mucho – considero incluso más condenable el papel que juegan los testigos de este comportamiento que de modo muy cobarde niegan tener conocimiento alguno de los hechos dejando sola y aislada a la víctima y, consiguiendo por lo tanto, que la persona acosadora consiga sus objetivos. Aunque la vida no siempre es justa, sí he visto que alguna vez la tortilla acaba dando la vuelta y el que en su día fue acosador acaba sufriendo en carne propia o de sus seres queridos sus propios métodos. Si ya lo dice el dicho, no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti…¿cómo era esto del Karma o del eterno retorno del que hablaba Nietzsche?

En fin, ahora os dejo un vídeo sobre el whatsapp que me mandaron hace tiempo y que me gustó mucho.

No me gustaría terminar esta entrada sin referirme a dos importantes conmemoraciones que coinciden este domingo. Por un lado, es el día de la Madre y aprovecho este blog para felicitar públicamente a todas las madres del mundo, particularmente a la mejor de todas que es…¡la mía! O sea que…¡Felicidades mamá!.

Pero es que el 3 de mayo se conmemora también el Día Mundial de la Libertad de Prensa, fecha especialmente importante para l@s profesionales de la comunicación como yo. A menudo damos por hecho que libertades como esta han estado siempre ahí y no es verdad. Mucha gente tuvo que morir por conseguirla y sigue muriendo en muchas partes del planeta. Por eso siempre pienso que no sólo es importante la casualidad del sitio en el que naces – hasta para nacer hay que tener suerte – sino también el momento.

¡Qué diferente hubiese sido mi vida si en vez de criarme en democracia hubiese nacido en la década de los 40 o de los 50 y me hubiese tocado lidiar con los años más duros de la postguerra y del hambre! Y no digo que ahora no haya problemas graves como el paro o los desahucios, que los hay.

Estos días, much@s compañer@s han sido desplazados hasta Nepal para contarnos en primera persona los efectos devastadores que ha dejado una nueva catástrofe natural que, no  por veces repetida, deja de ser terrible y sobrecogedora. Espero que su trabajo sirva para que  el sufrimiento de un ser humano nunca nos de igual y que no nos acostumbremos a ver impasibles el dolor ajeno venga este de Nepal, de Lampedusa o del barrio vecino al tuyo. Termino con una cita que, como ya os habréis dado cuenta, me encantan.

voltaire

#acosowhatsapp

Anuncios

10 comentarios en “Este whatsapp…¡es que lo carga el diablo!

  1. Estoy totalmente de acuerdo en que el juasap, como dice una muy buena amiga, lo carga el diablo, es un medio de comunicación tan frío, que por muchos iconos que pongas no se consiguen trasmitir los sentimientos que se tienen en cada momento, por eso un comentario del todo inocente se puede recibir como un ataque o por el contrario un comentario mal intencionado no se recibe como tal.
    Yo soy de los que pienso que el móvil y por lo tanto el juasap se deben utilizar para dar recados, quedar, etc… Para conversar no hay nada como el trato directo cuando las circunstancias lo permiten, nos estamos acostumbrando demasiado a tratar temas importantes a través de este medio y para mi entender eso no es lo adecuado, seguramente esto se hace porque nos es mas fácil decir determinadas cosas o simplemente porque es gratis. Lo cierto es que da la impresión es que la manera de comunicarse ha cambiado a raíz de la aparición de este diabólico invento.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Nada sustituye a un café en buena compañía! ¡!Por supuesto! ¡Viva la conversación cara a cara! Yo creo que la clave del “juasap” es, efectivamente, su gratuidad. ¿Quién enviaba antes tantos mensajitos cuando cobraban por ellos? Quedémonos con todo lo bueno que nos ofrece la tecnología, pero sin restar atención al peligro que pueden suponer…por culpa de la mano que los maneja.

      Me gusta

  2. De nada me valen cien mensajes palabras o imagenes ,que con verle la cara y mirarle a los ojos se lo que piensa,no puede ocultarse forever.Hay mucho lobo con piel de cordero pero tambien cazadores esperando al acecho e como di miña nai a todo porco lle chega o seu San Martiño

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡que grande es el refranero! Cierto, cierto, que al final el tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio y nadie puede engañar a todo el mundo siempre. Gracias por tus comentarios!!!

      Me gusta

  3. Es cierto que el que tiene una mente perversa y ruín le sirve cualquier instrumento o medio para poner en práctica toda su malicia y el juasape le viene como añillo al dedo. Pero sin ir tan lejos en esas malas intenciones, que me dices de los malos entendidos que se pueden crear con un juasape en el que la entonación del que escribe y del que lo recibe es diferente: “¿Estás enfadado?”, “Nooo”. Y este “Nooo” es un “nooo” de, no jolín para nada estoy enfadado, o un “nooo” de joder que pesada ya le dije ayer quinientas mil veces que no, jajajaja. O cuando en esa rapidez entre escribir, mandar, leer, responder, poner caritas…..no te da tiempo a leer todo lo anterior o lo lees mal, como me suele pasar a mi,jajaja…,, y respondes algo que nada tiene que ver con lo que has recibido y de repente te encuentras un : “pero tu lees lo que te estoy escribiendo..” o ” no pero ya te dije que ….”, jajajaja. Éstos son ejemplos tontos, pero es cierto que en otro tipo de conversaciones si puede haber alguna confusión en la intencionalidad con que se escriben las cosas aunque se apoyen con toda esa cantidad de caritas y emoticones. En cualquier caso, está claro que el juasape está muy bien si lo utilizamos únicamente para dar recadillos, pero al final se convierte en esa conversación de media hora (cargada de abreviaturas y faltas de ortografía en muchos casos) y que en alguna ocasión quizás ya sustituyó ese café motivo por el que te enviaban ese juasape… ¿Dónde quedan esas tardes de tertulias de colegas con cafecito (ahora creamos un grupo y ya no quedamos todos los sábados a las 5…), o esas cartas y felicitaciones de cumples o navideñas….?.
    ¡¡¡FELICIDADES A TODAS LAS MAMÁS!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Que identificada me siento! jajaja. Y cuando lo abres y ves que tienes 153 mensajes sin leer?? Y cuándo preguntas algo y no te contestan? Y por qué hay gente que sólo contesta cuando otra persona ha contestado ya? No tiene iniciativa propia o no se atreve a opinar por miedo? En fin…este tema da para mucho. Lo que tengo claro es que los comentarios malintencionados o cargados de doble intención que se hacen, sea en el “juasape” o en cualquier otro sitio sólo sirven para retratar a la persona que los hace. Es bueno que sea en un sitio público donde los demás puedan observarlos y analizarlos con su propio juicio. En lenguaje marcial sería utilizar la fuerza del contrario en tu propio beneficio. Con la verdad por delante, siempre se llega a cualquier sitio.

      Me gusta

  4. Es verdad que el instrumento es lo de menos sino quién y como lo maneje. Utilizado con sentido común puede estar bien, pero tiene sus peligros. Como tú dices es el que tienen los grupos en los que hay uno que lleva la voz cantante y que mueve los hilos y en los que como en tantos otros escenarios los “queda bien” o testigos silenciosos pueden dañar pasivamente. El otro, es que es una herramienta perfecta para controlar, además de que sin que nos demos cuenta nos quita mucho tiempo con chorradas. el caso es que al final entramos todos por el aro

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s