Moonwalk: la estrella y la luna

En el post anterior dije que iba a seguir con Michael Jackson…y las promesas hay que cumplirlas.

¡¡¡Viva el espectáculo!!!

Hoy empiezo esta entrada…¡a lo grande! Con la que, a mi juicio, es una de las mejores interpretaciones en directo de “Billie Jean” y que evidencia la fusión entre música y teatro.

Me parece magistral el momento en que Michael saca de la maleta el sombrero, la chaqueta y el guante….y qué decir de ese instante en que baja la luz, se acentúa el ritmo y llega el moonwalk. ¡Magia! El rey revindicando su trono. ¡No esperes más! ¡Pincha ya el play y disfruta de la pura esencia Jackson!.

Cuando la magia y el talento hablan, sobran los comentarios y he elegido esta fantástica puesta en escena para comenzar porque  hoy voy a hablar de su faceta como artista total, es decir, bailarín, coreógrafo, cantante, compositor, músico…muy diversos roles y en todos ellos se salía.

Los días finales

Cuando Michael Jackson murió, preparaba una espectacular gira, “This is it” que supondría el reencuentro con su público tras varios años, quizás demasiados, de retiro. Con cincuenta años, en los ensayos se le veía en forma pero lejos ya de los años dorados en que su simple presencia deslumbraba, antes incluso de que hiciese nada.

Su forma física no era la misma, pero su carisma sí y ver ahora aquellas últimas pruebas supone observar con nostalgia una leyenda apagándose…quizás la mayor que verá jamás en su historia la música pop contemporánea.

En los extras del dvd  “This is it”, los responsables de la gira hablan de la relación que mantenía Michael con sus bailarines, a los que doblaba en edad. La mayor parte de ellos habían crecido viéndole bailar y él era la razón y la inspiración que les había conducido a dedicarse al mundo del espectáculo. Vivían, por lo tanto, el sueño de estar trabajando y compartiendo escenario con un mito.

Así escuchamos cosas como “cuando entraba en una sala, todo se detenía, y aunque quisieran seguir ensayando, todos estaban pendientes de él. Era el efecto que causaba en la gente”, o “hace que sus bailarines parezcan aprendices porque tiene sus pasos tan precisos y especializados que es difícil estar a la altura de su nivel de perfección”.

Un perfeccionismo casi enfermizo

Todos los que lo conocieron, coinciden en recordar que había un rasgo de su personalidad que destacaba sobre todos los demás: su ansia de perfección que lo llevaba a un nivel elevadísimo de esfuerzo y de superación constante.

Estaba pendiente de todos los detalles y ensayaba sin descanso hasta que todo salía exactamente como él deseaba. Si Michael Jackson te seleccionaba para trabajar con él, podías estar seguro de que eras el mejor en lo tuyo…y la calidad se notaba en el producto final que ofrecía a su audiencia. Exigía lo máximo, pero también daba lo máximo.

Una de mis fotos favoritas de Michael es esta, que he sacado del libro “Michael Jackson. Vida de una leyenda” de Michael Heatley.

michael

Intentando adentrarme en su mente, hoy pienso lo muchísimo que debio costarle publicar “Bad”. Su álbum anterior, “Thriller”, era ya el más vendido de toda la historia de la música y sus videoclips, auténticos iconos visuales. ¿Cómo competir contra eso? ¿Cómo mantenerse en la cresta de la ola a ese nivel? ¿Cómo superas lo que, a día de hoy, sigue siendo insuperable?

Y recuerdo, por si alguien no había caído en el detalle, que “Thriller” vio la luz en 1982 cuando Michael Jackson tenía…¡24 añitos! Fuerte eh?? Pero claro, como llevaba en el mundillo desde la infancia…para su público llevaba toda la vida ahí.

Los años duros

Subió, subió y subió a lo más alto, pero también cayó estrepitosamente cuando aparecieron las primeras acusaciones por presunto abuso sexual de menores. No hubo piedad de ningún tipo ni presunción de inocencia y todos los que días atrás hubiesen hecho lo que fuese por sacarse una foto con él, empezaron a darle la espalda.

Que no era un tipo normal, es evidente. ¡Era Michael Jackson, la superestrella! Pero ser un divo…no te convierte en un delincuente por muy raro que seas. Sobre todo, cuando todos los días leemos en los medios que tal asesino parecía el perfecto vecino y que nadie sospechaba nada. Entonces, ¿en qué quedamos?.

Michael pagó un precio muy alto por sus rarezas. Algunas, supongo que inventadas por algún medio sensacionalista, pero otras alentadas por él mismo para darse publicidad. Hablo de salir a la calle con una mascarilla, construir un altar a Elisabeth Taylor, vivir rodeado de animales, comprar los huesos del hombre elefante, dormir en una cámara de oxígeno para no envejecer…la lista es interminable. Cada locura suya…acababa teniendo éxito y una rápida difusión a nivel mundial.

Cambios de imagen

Pero si hubo un tema que generó ríos y ríos de tinta, ese fue sin duda, sus cambios físicos más que evidentes. En primer, lugar, las evidentes y múltiples operaciones de cirugía estética sobre las que es difícil llevar la cuenta. Pero sobre todo se criticó el cambio en el color de su piel, que iba aclarándose a medida que pasaban los años.

¿Resultado? Un rostro fantasmagórico que acabó siendo la mejor muestra de hasta dónde puede conducir la suma de un deseo enfermizo de transformación y el poder que da el dinero. Y yo me pregunto: ¿alguien se atrevió a decirle alguna vez que se estaba pasando? ¿él hacía caso de estas advertencias? ¿estaba rodeado de aduladores que sólo querían que la gallina de los huevos de oro siguiese poniendo?. Y, sobre todo…¿por qué? ¿Una simple excentricidad? ¿Racismo? ¿No parecerse a su padre?

La aparición de Oprah

En 1993, Oprah Winfrey consigue que le conceda una entrevista (y esto no era nada fácil) y Michael Jackson le abre las puertas de Neverland Valley. Sin sonar en ningún momento agresiva, la periodista consigue formularle una tras otra las preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez: relación con su padre, infancia perdida, manera de bailar…

Y llega la controvertida pregunta: ¿Por qué tu piel es blanca? En determinado momento, Michael parece estar incómodo, aunque contesta con enorme entereza. Lo vas a ver, si pinchas abajo.

Pero al margen de toda esta locura que lo envolvía…estaba su manera de cantar y bailar. La catarsis de sus directos que lo ayudaban a lidiar con los demonios de su interior. Él mismo lo definía así en su biografía “Moonwalk”: “Cuando actúo me siento transportado. Yo controlo totalmente el escenario. No pienso en nada. Sé lo que quiero desde el momento en que salgo y gozo de cada minuto”.

Quizás una persona de su enorme sensibilidad jamás soportaría estar tan expuesto a la opinión pública si no fuese por la liberación que le suponía bailar. Si bien disfrutaba haciendo videoclips porque podía tener un control total sobre el resultado, yo creo que era sobre el escenario donde se sentía auténticamente cómodo. Ahí era donde se había criado y ahí era el número uno. Un artista irrepetible.

Comparte el post!!!! #michaeljackson #mj #elreydelpop

Anuncios

8 comentarios en “Moonwalk: la estrella y la luna

  1. Muy bueno.Él siempre será el rey del pop.Hay que reconocer que aunque daba una imagen de persona rara,peculiar,no tengo una palabra exacta para definirlo,su música siempre va a estar con nosotros.Como dije antes,el rey del pop.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Mónica! A pesar de sus rarezas, hay algo en Michael Jackson que lo hace entrañable. Como curiosidad, decirte que fue su amiga Elisabeth Taylor la primera que lo llamó “Rey del pop”…y la denominación triunfó hasta hoy. Gracias por participar.

      Me gusta

  2. Hace unos días escuché en la radio una versión roquera de Billie Jean que hizo The Bates. Decían que de las muchas y malísimas versiones que se habían hecho del tema, ésta era la mejor. Nada, nada que ver con la original pero está bien, me gustó.
    Michael Jackson tenía una genialidad innata, sabía como hacer bien lo que más le gustaba, y ahí estaba el reconocimiento mundial en cada nuevo álbum que sacaba. Me pregunto como sería su vida cotidiana, el día a día. Supongo que no lo puedo ni imaginar…, ¿cómo se puede tener una vida normal siendo Michael Jackson…..?. Se comentan mil cosas sobre sus excentricidades, sus manías …., muchas de ellas reales y otras seguro que inciertas o exageradas. En cualquier caso, vivió como él quiso y a su manera….y nos dejó eso que más y mejor sabía hacer, su música. Como tu dices, querida Sofía, SIEMPRE MICHAEL!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy buenas, María! No tengo claro que las palabras Michael Jackson y normalidad puedan ir en la misma frase jajajaj. Su día a día tenía que ser muy complicado, especialmente en los últimos años cuando quedó muy tocado tras sus problemas judiciales. Aún así, sus tres hijos (que lo adoraban) fueron un poco su refugio en la última etapa de su vida. ¿Vivió como quiso? Yo creo que vivió como pudo, como suele decirse…llevando la fama y su éxito como podía o como sabía. ¿Cómo reaccionaríamos nosotros sabiéndonos observados, fotografiados y analizados las 24 horas del día, vayas donde vayas? No puedo ni imaginármelo. Besos y gracias por tus aportaciones.

      Me gusta

  3. Hola Sofia ,como bien dices y sabiendo de quien hablamos la palabra normalidad no puede acompañar a Michael Jackson pero yo tambien añadiria la palabra vivio,por que no se si lo que fue realmente su vida se puede considerar vivir.Lo unico que tengo
    claro es que los momentos que realmente vivio,disfruto y era feliz
    era cuando se subia a un escenario,y
    cuando realmente era Michael
    Jackson “El rey del pop” El resto de
    su existencia fue robada desde que
    siendo un niño empezo a actuar.Un
    niño sin infancia que nunca dejo de
    serlo.Creo que nunca supo quien era realmente ,vivio como niño que era
    una tragica pelicula ,pelicula
    siempre con el mismo final,como vimos muchas veces en niños prodigios.Pocas veces surge alguien con tanto talento,y cuando esto ocurre no se porque nos dejan prematuramente.Muchas veces oyes ojala fuera como Michael,como Elvis,como Hendrix, como Jim Morrison , como el niño de solo en casa…y vivir su exito,su vida,no es oro todo lo que reluce,pues de todos ellos y muchos mas solo nos queda su legado.En realidad,no se si os pasa a vosotros tambien,hablar de la vida de esta gente me entristece,ver que solo eran felices cuando actuaban no es justo y me pregunto porque naces con un don tan grande que acaba destruyendote?Ojala haya muchos mas ,para poder disfrutarlos ,y que aparte del don tambien tengan suerte para poder disfrutarse.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Kaño! Una de las múltiples genialidades de Michael, es que fue uno de los pocos casos (quizás el único) que consiguió superar como adulto su fama de niño prodigio. ¿A qué precio? Pues altísimo. Intentó construir su propio mundo mágico en el rancho Neverland, donde animales de todo tipo andaban sueltos y los niños enfermos eran invitados al superparque de atracciones que mando construir. Tampoco se ha valorado lo suficiente que fue el artista que más dinero destinó a causas benéficas y que aprovechaba sus giras para visitar a niños enfermos en los hospitales. Lo hacía sin cámaras, no iba a hacerse la foto, sólo a alegrarles el día a estos niños. Pero por cosas como estas fue denominado “the wako jako”, o sea, el loco de Jacko. Fue un incomprendido y un inadaptado, pero ahora mismo casi nadie duda de su talento, aunque ya no pueda verlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s