Por las profundidades

¡Hola de nuevo!

He tardado un poco más de lo habitual porque este mes estoy de vacaciones y, ya se sabe, las horas se relajan, las fiestas se multiplican, que si vas para aquí, que si vas para allá, en fin…¡fuera obligaciones!

En un mágico rincón de mi Caribe

Este año he tenido la enorme fortuna de poder hacer una escapadita a las paradisíacas tierras caribeñas y comprobar en persona la magia envolvente de sus aguas cálidas color turquesa.

Lo cierto es que ya mientras preparaba la maleta soñaba con ponerme una piña en la cabeza, adornarme con una guirnalda de flores y tomar el sol bajo una palmera cargadita de cocos mientras toco las maracas…y esa imagen…¡resultó ser real! (salvo lo de la piña y las maracas claro).

cartelplayaDe este viaje me quedaría con muchísimas cosas (la lista es larga) pero voy a seleccionar una: el snorkel, todo un descubrimiento para mí. Nunca antes lo había practicado y ya soy una enamorada. ¡Para que luego digan que los flechazos no funcionan! ¡Ja!.

Quizás te estés preguntando que es esto del snorkel. Yo lo describiría como el acceso a un nuevo y desconocido mundo, pero en una descripción más literal, es una especie de buceo en superficie con aletas, gafas y tubo que te permite acceder visualmente a la riqueza del fondo marino, que en el caso del Caribe esconde corales, tortugas, pececillos de colores intensos y todo tipo de plantas marinas. ¡Un increíble universo bajo el mar!

fondo1De entrada debo admitir que me imponía un poco. Vale, sí, tenía miedo. La situación era la siguiente: una lancha te transporta mar adentro y allí simplemente tienes que tirarte tras el instructor, previa colocación del chaleco que impide que te hundas, la gafas, el tubo y las aletas.

El agua está cálida. Claro, es el Caribe. Está tranquilo y sin una ola. Es el Caribe. Madre mía y pueden aparecer tiburones. ¡Es el Caribe! Tranquilidad, no va a pasar nada. Estamos a poca profundidad para que aparezcan tiburones…pero, ¿y si aparecen? Vale, mente en blanco. Una vez que consigo hacer desaparecer de mi cabeza la imagen de los tiburones, me coloco las gafas y el tubo. ¡Y mira que no me acostumbro a respirar por la boca! Con lo sencillo que es. Respiro por la nariz, se me pegan las gafas a la cara. No respiro, me agobio y me agarro a un lateral de la lancha como una ventosa. De aquí no me muevo. ¡Que no, que no y que no! ¡Bajo ningún concepto!. Pero…al final… ¡fue que sí!.

Un compañero me recomienda que controle la respiración y tranquilamente me lance sin pensar. Y como yo siempre acabo haciendo las cosas aunque me provoquen cierto temor de entrada (es la única manera de hacer frente a los miedos)…allá voy. Al principio la respiración por la boca es un poco forzada, pero dos minutos después…como si llevase haciendo snorkel toda la vida. ¡Si luego hubo que sacarme del agua que no lo quería dejar!

tortu1Una vez que la situación está controlada consigo dejar el cuerpo en horizontal al nivel del mar y convertirme en una observadora de las maravillas que esconde el  océano (el Caribe en este caso) bajo la superficie. Jamás te lo imaginarías a vista de pájaro. Un tesoro de impresionante belleza que sólo descubres si te interesas en profundizar. O sea: igual que las personas. No hay que quedarse analizando el exterior porque la auténtica valía está en el interior.

Lo primero que me sorprendió es que ningún pez escapaba. Todos seguían su curso normalmente como si yo no estuviese allí, aunque estoy segura de que sí notaron mi presencia. Pero también me gustaría destacar el silencio que aparece tan pronto metes la cabeza bajo el agua y que agudiza la sensación de paz que te provoca el contemplar un universo marino que vive sin conflictos.

Y como mi imaginación no para, en seguida visualicé a mi lado a Nemo, la Sirenita, Bob Esponja, Calamardo y a Rodolfo Langostino, que con su insinuante acento argentino me susurraba “Lleváme a casa”. Eso siempre que no aparezca el capitán de Pescanova y se los lleve a todos en sus redes…

fondo3

Y para despedir este post, nada mejor que “Bajo el mar” de “La Sirenita”, una de las canciones que más me gustan de las películas de Disney. No te pierdas a los peces bailando la conga…jajaja.

Deja tus comentarios, comparte el post y hazte seguidor del blog (abajo a la derecha donde pone seguir). También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Sed muy muy felices!!! Hasta pronto.

#mar

#snorkel

#vacaciones

Anuncios

12 comentarios en “Por las profundidades

    1. Yo también estuve en Cuba hace unos años y la verdad…es que todos los países tienen su magia. Yo siempre procuro dejarme sorprender vaya a donde vaya e ir siempre con la mente muy muy abierta para captar y aprender todo lo que pueda. Otro saludito para ti!!

      Me gusta

  1. ¡¡¡Hola!!! ¡¡Me da tanto gusto que vivas esas experiencias , y que las disfrutes tanto!! ¿Sabes? Mientras leo tus experiencias , las voy imaginando igual. (Tengo una imaginación impresionante).

    Y cuando las comentas , (por lo menos para mi) es como estar ahí .

    La parte que más llamo mi atención , fue “igual que las personas. No hay que quedarse analizando el exterior porque la auténtica valía está en el interior.” Algo que siempre he pensado.

    Desde que estaba en secundaria reflexionaba y decía “Las personas son como las frutas, lo importante es lo de adentro, la cáscara es sólo apariencia.”

    Y en ocasiones, recuerdo eso cuando me ha tocado alguna fruta , que por fuera se ve “un poco fea” y resulta que por dentro ¡es tan dulce!

    Por eso pensaré toda mi vida, en la importancia del interior de las personas. Y si las personas vivieran con esa paz interior, que tu experimentaste dentro del mar, este mundo sería distinto.

    Imagina un mundo en donde no hubieran intereses y ambiciones personales, sino que fueran colectivas.

    Ayudando unos a otros. Sin que existieran carencias , ni maldad entre los hombres.

    Desafortunadamente , como dijo el Gran Maestro Jesús, ¡ayudarse los unos a los otros!, y como siempre… Los humanos interpretaron mal su concepto y entendieron “Atacarse unos contra los otros”.

    Todo sería mucho mejor si las personas nos ayudáramos mutuamente, podríamos alcanzar una verdadera evolución como seres humanos, tan sólo si empezáramos por encontrar algo que en estos tiempos es tan difícil , “Paz interior”.

    Me gustó mucho tu blog y espero el próximo. Mientras, cuídate mucho y te mandó un abrazo desde México.

    🙂

    Me gusta

    1. Hola Manuel!! De imaginación estamos sobrados jajajaj. Me ha hecho mucha gracia lo que pones sobre las frutas. Lo de que alguna por fuera no pintaba bien y luego era muy dulce… porque a mi me ha pasado exactamente lo contrario. Alguna fruta hay por ahí que pintaba muy bien por fuera y cuando la abrías un poquito el interior…en fin…mejor no comentar….¡Ni los gusanos!
      Yo a la vida procuro sacarle el máximo partido en todo lo que hago, tanto en ir al Caribe a desconectar como a la clase de artes marciales a la que voy a ir dentro de una media hora más o menos. Yo creo que la mayor riqueza del mundo no está en el Banco Mundial, sino en conseguir disfrutar con lo que haces en cada momento. A veces nos cegamos tanto en lo que no tenemos que no valoramos lo suficiente lo que sí. Empezando por la salud. Gracias por leer el blog!!!

      Me gusta

  2. Hola Sofia me alegro que estes de vuelta y sobre todo que hayas vivido el momento,disfrutando cada instante.Nunca he practicado el snorkel,pero debe ser impresionante sobre todo en esas aguas.Yo no vivo lejos de ti,pero si al lado de la costa,y el mar para mi es impresionante tanto por la calma que te puede ofrecer y que parece envolverte,como por la bravura imparable que se lo come todo.Las dos versiones son todo un espectaculo natural incomparable,lleno de vida.A mi personalmente me encanta y relaja contemplarlo,aunque le tengo mucho respeto,me gusta pisar tierra firme jejeje .. pero no por eso dejo d. disfrutarlo.Un saludo

    Me gusta

    1. Muy buenas Kaño! Cualquier persona en Galicia que viva del mar o es un imprudente o le tendrá respeto. Aquí se cuentan por centenares las desgracias que han venido por vía marítima, pero bueno, también es el medio de vida para muchos y parte de nuestro paisaje y nuestra historia. A mi me encanta y sólo mirar para él puede hipnotizarte. O sea que…¡viva el mar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s