Los nombres olvidados

“Quiero sentir la luz del sol en mi cara

ver la nube de polvo desapareciendo sin dejar rastro

quiero bailar, bailar, bailar en la sucia lluvia,

donde las calles no tienen nombre”

“Where the streets have no name” U2

Hay canciones que te ponen los pelos de punta. A mí me pasa con muchas, entre ellas este “Where the streets have no name” que hoy os regalo para empezar este post. He elegido una versión subtitulada para que podáis disfrutar de la letra en el caso de que no controleis inglés.

¿Dónde estará ese lugar donde las calles no tienen nombre? Según nos canta Bono, es aquel espacio donde no hay dolor ni vergüenza, con lo cual sospecho que es más un entorno espiritual que físico.

Bien es cierto, que hay sitios que te producen un bienestar inigualable sólo con pisarlos y el hecho de que “no te pongan nombre”, es decir, que no te etiqueten ni te juzguen te ayuda a ser tu mismo y a vivir en paz.

La navidad está aquí

Pues será que como se acerca la Navidad, la fibra sensible está más sensible que nunca.

Todo en el ambiente invita al recogimiento, al amor, a ser mejores personas y, en definitiva, a que siga encendida la llamita que todos tenemos en nuestro interior.

Son fechas familiares (y entiéndase por familia estar cerca de las personas que aprecias, te unan lazos de sangre o no) y que pueden convertirse en extremadamente crueles si falta a tu alrededor alguien importante.

munequitonavidad

Puedes sentir ganas de correr, de aislarte, de desaparecer o de bailar bajo la lluvia. Pero también puedes dar las gracias por los que sí han elegido voluntariamente compartir estas fechas contigo regalándote lo más importante que alguien te puede dar: su tiempo.

Una vez escuché que las personas mueren dos veces: la primera, cuando fallecen físicamente y la segunda, cuando ya no queda nadie que se acuerde de ella...el olvido…un olvido que te convierte definitivamente en pasado.

dsc00957

Pero, aunque suene paradójico, la muerte puede convertirse en tremendamente motivadora. Justo en el momento en que asumes tu propia fragilidad y caducidad empiezas a vivir de verdad y a hacer lo que realmente quieres hacer. Dicen que la felicidad está al otro lado del miedo y por eso hay que asumir riesgos y hacer lo que nunca hiciste para llegar a donde nunca llegaste.

riesgo

Empieza diciembre y me acuerdo de los que se sienten olvidados, de los que se levantan cada mañana con el recuerdo de alguien a quien no volverán a ver, de los que luchan en silencio contra la enfermedad, de los que buscan trabajo sin aliento, de los que lloran sin que nadie les consuele y, en definitiva, de los que vagan por la vida sin llegar realmente a vivirla. En cualquier momento, podría ser yo…o tú. A veces el suelo se viene abajo a nuestros pies y el cielo se vuelve negro, pero siempre hay una manera de no caer por el precipicio.

Me despido con algunas frases para la reflexión:

“Al final, lo que cuenta, no son los años de vida, sino la vida de los años”.

“Valora a las personas cuando las tengas, no cuando las pierdas”

“Ten el valor suficiente para eliminar de tu vida lo que te borre la sonrisa”.

Nos vemos prontito. Besos. 

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. No dudes en hacerte seguidor/a del blog y dejar un comentario si te apetece.

#navidad #riesgos #vivirlavida

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s