Dejad que llueva

Definitivamente, el tiempo se ha vuelto más loco que la que firma este post. ¡Y la de vueltas que da la vida!

Siempre se ha dicho que en Santiago de Compostela la lluvia es arte; pero últimamente empieza a ser un bien escaso.

Los inviernos de mi infancia los recuerdo fríos, grises, oscuros y, sobre todo, lluviosos. Llovía mientras iba al colegio, cuando estudiaba en casa y durante los ratos que veía la tele. También mientras dormía. Llovía de día y llovía de noche. Llovía y llovía sin parar. Podía perfectamente empezar a llover en septiembre y parar en mayo jjajajaj, con algún pequeño descansito para que viésemos el sol. Pero…poca cosa…sin acostumbrarse. Lo justo para ir a jugar a la calle y mancharse la ropa lo suficiente como para que tu madre te riñese un poco. ¡Eran otros tiempos!.

lluvia

Y teníamos además diferentes grados de lluvia. Para empezar estaba ese orballo que parece que no moja pero que ¡vaya si moja! Te puede calar hasta los huesos como seas de los listillos que no abre el paraguas por ese calabobos de nada.

Luego está esa lluvia que empieza a caer finamente y que poco a poco apura el ritmo como un buen atleta que acelera durante los últimos metros de una carrera. Alguna rara vez dura poco. Lo normal es que transcurran horas o días. Y si además tienes la “fortuna” de que sople el vientecillo…da igual que abras el paraguas o no. ¡Te vas a poner pingando! Eso siempre que el vientecillo no alterne con rachas huracanadas que te ponen el paraguas del revés a la mínima, siempre que no aspires a cruzar la plaza del Obradoiro  emulando a Mary Poppins.

Galicia en negro

Pero eso era antes. ¿Antes de qué? Antes de que el mundo enloqueciese cambio climático mediante. Ahora llueve poquísimo y Galicia arde a lo loco en un mes de octubre superseco, supercálido y superraro. Tras esa ola incendiaria, se vino abajo el refrán de que nunca llueve a gusto de todos. Pasados el 14 y 15 de octubre, sí llovió a gusto de todos. Se purificó el ambiente y se apagaron los fuegos.  Y en aquella vieja Compostela, donde la lluvia solía ser arte, el agua pasó a ser una necesidad. Nadie quería volver a ver caer del cielo ceniza. Nevaba en negro.

Eso sí. El negro quedó instalado en las 50 mil hectáreas calcinadas y en el corazón de todas las personas que quedaron sin casa, sin propiedades y en el peor de los casos también sin vida. Qué curioso que ocurra cuando estos días se cumple el décimoquinto aniversario del accidente del Prestige. Por aquel entonces, la mancha negra en forma de chapapote vino del mar.

Que las gotas de lluvia escondan mis lágrimas

Recuerdo aquella canción de los Temptations “I wish it would rain” (desearía que lloviese), donde un amante despechado desea que desaparezca el sol y el buen tiempo porque su chica se ha ido con otro. Acaba gritando “let it rain” (dejad que llueva). Lo que nunca llegué a pensar es que aquí acabaríamos pidiéndolo literalmente.

Nunca se puede dar nada por sentado en la vida. Ni siquiera la lluvia.  Puede que no haya un mañana. Nadie lo tiene asegurado. Y todo puede cambiar en un plis.

bailar-lluvia

Nos vemos prontito. Saludos. También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia.

#lluvia #incendios

Anuncios

El final del camino

Hola!!!

Hace unos días, Televisión Española emitió el último capítulo de “El final del camino”. Lo lamento especialmente como compostelana, ya que la serie nos presentaba, en una mezcla entre historia y ficción, el día a día de la Compostela medieval, mientras comenzaba la construcción de la primera catedral románica, aún a día de hoy el monumento más representativo de la ciudad.

catedralplaterias

Entre los personajes creados para darle vida al guión de la serie, se cuelan algunos personajes históricos como Diego Gelmírez, primer arzobispo de Santiago y personaje clave para la aparición y difusión del fenómeno jacobeo, incluyendo la culminación de las obras del templo.

Jaime Olías da vida en la serie al arzobispo Gelmírez, un personaje que se presenta como ambicioso y manipulador, políticamente muy hábil y que, quizás buscando su propia luz, intenta convertir Santiago en un importante centro internacional de peregrinaciones al nivel de Roma.

joliasgelmirez

Con Gelmírez se construyó también, anexo a la catedral, el palacio arzobispal. Conocido también – ¡faltaría más! – como pazo de Gelmírez. Ahí os dejo unas fotillos actuales, desde la plaza del Obradoiro.

pazoxelmirez1

pazoxelmirez2

Lo cierto es que el nombre de Gelmírez está tan unido al de Santiago de Compostela, que no sólo da nombre a alguna vía pública, sino a dos institutos de la ciudad. Entre ellos…jajajaj…¡el mío! Ahí va la plaquita de la entrada, aunque no se lee muy bien. Arcebispo Xelmírez II. Aquí estudié yo el antiguo bachillerato hace ya muuuuuchos años.

instixelmirez

Entre los logros de Gelmírez figura conseguir el rango de arzobispado para Compostela o finalizar la catedral románica, pero también se cree que dejó  huella para el futuro impulsando de alguna manera el Códice Calixtino, valiosísima joya documental que contiene el Liber Sancti Iacobi, es decir, toda la historia relacionada con el culto al apóstol Santiago. Está considerado, además, como la guía más famosa y antigua del camino.

Historias increíbles y reales

Hace unos años, el Códice saltó a la actualidad porque fue robado de la catedral. Y cuando ya todos nos imaginábamos que estaría en la mansión de algún multimillonario aficionado a las obras de arte medievales, resulta que estaba escondido en un garage a muy pocos kilómetros de Santiago, tras haber sido robado por un electricista que trabajaba en el templo. ¡Vivir para ver! Estoy segura de que si hubiésemos utilizado esta idea para el guión de una película, la hubiesen rechazado por increíble pero…la realidad siempre supera la ficción.

Busca tu camino y descúbrete

Aunque la catedral es una de las mejores cartas de presentación de la ciudad, su importancia va mucho más allá de ser un colosal templo destinado al culto religioso y un monumento de belleza indescriptible…¡que también lo es!.

Al margen de cual sea tu ideología religiosa (si la tienes), la catedral de Santiago es, como dice el título de la serie, el final del camino; de una peregrinación jacobea que se ha mantenido a lo largo de los siglos y que hoy sigue llevando a Santiago a peregrinos de todos los puntos del planeta.

Porque más allá de la belleza de la ruta, de los monumentos que puedas visitar o de las dificultades que presente el propio hecho de peregrinar, el camino de Santiago es sobre todo un viaje espiritual, un billete hacia el interior de uno mismo donde lo fundamental no es tanto llegar a la meta, sino adentrarse en el siempre apasionante mundo del autoconocimiento. Y quizás del propio autodescubrimiento o la aparición de un nuevo yo.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Nos vemos prontito!!!

#gelmirez #caminodesantiago #rutajacobea #elfinaldelcamino #jaimeolias

 

Tras la tempestad

Hola!!!

No sé si os ha tocado recientemente vivir algún temporal, pero aquí por mi querida tierra gallega llevamos unos días encadenando uno tras otro.

Puesto en imágenes, son árboles arrancados de raíz cruzando carreteras, olas de más de diez metros en el mar, destrozos en edificios y coches, cortes en el suministro eléctrico…etc, etc.

Al otro lado del cristal

Cuando llega un ciclón de esta magnitud, te sientes una hormiguita y agradeces tener una casa en la que refugiarte y desde la que ver la tormenta. Eso sí, desde el otro lado del cristal y con una infusión calentita en la mano. O mejor aún, debajo de la manta y leyendo un buen libro.

paraguas

Los temporales son recordatorios de que la naturaleza es siempre más fuerte que tú y de que su poder puede ser literalmente arrollador.

Cuando el viento lo barre todo

Hoy sigue lloviendo pero, el viento ha cesado. Un viento que días atrás no se podría ver pero…¡vaya si se oía!. Soplaba a un volumen de atemorizar y los daños posteriores demostraron que sobraban razones para tenerle miedo. Ahora toca reparar los destrozos… los que sean reparables, claro.

entrerruas

Pero hay más furias que la del viento y sus efectos pueden ser igual de devastadores o incluso peores…porque los daños invisibles que quedan en el alma a veces no tienen cura.

Piensa en esos ataques de ira que acaban en gritos, descalificaciones y…¿quién sabe que más? Luego puede recuperarse el tono amistoso y coloquial, pero lo dicho y gritado, dicho y gritado queda. No es cierto que las palabras se las lleve el viento. Ni aunque venga una ciclogénesis explosiva.

Recuerda que también puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Nos vemos prontito. Y no olvides hacerte seguidor/a del blog si aún no lo eres.

#temporal #ira

¡Vaya castañazo!

A ver!!! Que levante la mano el primero que no se ha llevado algún castañazo en la vida!!! Veo pocas manos levantadas eh??? Es que el que más y el que menos, a todo el mundo le ha tocado lidiar en alguna ocasión, con alguna situación que preferiría haber evitado.

Castañita rica

Sin embargo hoy voy a hablar de las castañas “buenas”, jejeje. Es decir, de las que se comen. Aunque este otoño está dejando por el momento un tiempo bastante veraniego en Santiago (el conocido como “veroño”), a mi me encanta que me llegue el olor de las castañas asadas cuando voy por la calle abrigada hasta las orejas, en estos días grises y fríos tan habituales por mi querida tierra. Y ya no digamos, el instante en que agarras ese cucurucho de periódico que quema por momentos con las castañas sacadas literalmente de las brasas.

castana

Pero otro episodio curioso que nos deja la castaña es el momento de ir a recogerla. Mi padre, por ejemplo, tiene varios castaños y en mi familia es costumbre, llegada esta época del año, de quedar para ir al monte a recogerlas. Y no penséis que es tan fácil porque a veces hay que emprender una lucha titánica con el erizo que las envuelve porque no las suelta ni a la de tres.

Siempre se dice que para disfrutar del olor de una rosa, a veces te tienes que pinchar con sus espinas, pero yo añado que para coger una castaña, vas a tener que vértelas con esos erizos que funcionan como auténticos tanques acorazados pinchantes.

castanas

Recoger castañas del suelo, siempre que tu espalda te lo permita, es una actividad extremadamente gratificante. Aparte de hacerte con un alimento riquísimo, te permite desconectar y pasar una tarde divertida. Aprovecho para enseñaros alguno de los espantapájaros que hace mi padre con la misma dedicación y mimo con que cuida el monte y todos sus cultivos jejeje.

espantallo

Lo cierto es que vivir en Santiago de Compostela te permite lujos como agarrar el coche y estar completamente inmerso en el medio rural en poco más de un cuarto de hora.

Tenemos nuestra aldea a la vuelta de la esquina, un sitio al que el cuerpo te pide volver de vez en cuando para recordarte cuales son tus orígenes, que la naturaleza sigue sus propios ritmos y que respirar paz…¡es gratis! Como casi todo lo que suele merecer la pena en la vida. ¡Nos vemos!

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hazte seguidor/a del blog y deja un comentario si te apetece. Besos.

#castañas #naturaleza #ocio

 

 

 

¡Puro fuego!

Hola a todos y todas!!!

¡Estamos a punto de entrar en el verano! (biennnnn).¡Se acercan las vacaciones!(biennnn) y llega el sol y el buen tiempo (aunque en algunos lugares como en mi ciudad, Santiago de Compostela, se haga de rogar).

Con la llegada del veranito llega también el culto al sol, al astro rey, algo que viene de muy muy atrás. De hecho es una de las deidades más antiguas de la historia. Elemento fuego en pura esencia: las pasiones, los arrebatos, los impulsos, la acción, el temperamento, la ira…Pero cuidado, no es bueno jugar con fuego, te puedes quemar. Y cuando algo prende fuego (piensa en los incendios) se lo lleva todo por delante, lo bueno y lo malo.

¡Meigas fóra!

Aquí en Galicia, al igual que en otros muchos puntos de la geografía española, la noche del 23 al 24 de junio se celebra el San Juan. Es la noche de las hogueras (o cacharelas), la más mágica del año y la más corta en la que se celebra el poder purificador del fuego.

IMG-20150627-WA0000

Muchas familias, amigos y vecinos se juntan esa noche en torno a las hogueras para disfrutar de sardinas a la brasa, vino y otros ricos manjares. Cuando está prácticamente consumida, la tradición dice que hay que saltarla y gritar ¡Meigas fóra!  ¡Hay que espantar a  los malos espíritus! Y yo no creo en las meigas, pero bueno, estoy segura de que habelas, hainas… jejejeejeej.

Si hay una noche a la que están asociadas cientos de rituales es esta sin duda. Si haces una búsqueda por internet sobre el tema te darás cuenta. A mi una de las que más me gusta, es dejar agua con pétalos de rosa para lavarte la cara al día siguiente. Se trataría de una especie de “agua sanadora” con propiedades terapéuticas y limpiadoras del exterior y del interior, cuerpo y alma.

Rituales varios

Un ritual particular mío (y creo que de mucha gente más) es escribir en un papelito lo que me gustaría eliminar de mi presente, arrojarlo a la hoguera y ver como arde. Esta imagen de la regeneración es tan gráfica, que sobran las palabras. Pero es que a veces para seguir adelante, primero hay que soltar y dejar atrás lo malo. No sólo porque no aporta… es que a veces, incluso resta.

IMG-20160322-WA0005

El ser humano sigue respondiendo a los instintos más básicos y es curioso que en la época de la tecnología más avanzada nos sigamos reuniendo la noche de San Juan en torno a una hoguera que nosotros mismos hacemos con ramas, cajas y periódicos. Y yo creo que a la magia de esa noche ayuda la energía de todos los que participan activamente en la fiesta y, por supuesto, la luz de la luna y las estrellas.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hazte seguidor del blog y deja un comentario si quieres. ¡Hasta la próxima!

#SanJuan #mindfulness #fuego #GaliciaMola

 

 

 

 

 

26 duros y preciosos kilómetros

Muy buenas!!!

Hay una expresión que se utiliza mucho aquí en Galicia que siempre me ha hecho mucha gracia. Si andas por mi tierra no te sorprendas si le preguntas a alguien si algún sitio está lejos y te contestan “a carreiriña dun can”.

Si traducimos literalmente sería algo así como “la carrerita de un perro”, pero como tantas otras expresiones…yo creo que es intraducible, porque no sólo encierra el significado literal de las palabras sino que refleja toda una manera de ser.

¿Y cuánta distancia es “a carreriña dun can”? Pues tampoco te lo podría decir…jajajaj…porque es algo absolutamente indefinido. Pero yo diría que es una distancia ni muy larga, ni muy corta sino que todo lo contrario.

IMG-20160523-WA0009

Y me he acordado de esta expresión porque hace unos días fui con unos amigos a hacer una ruta de senderismo por la costa da Morte… por la preciosa, impresionante y espectacular costa da Morte.

Para los que no la conocéis o me leéis desde lejos de España deciros que la Costa da Morte está en Galicia, en la provincia de A Coruña y se caracteriza, entre sus innumerables atractivos, por sus espectaculares acantilados y por su salvaje riqueza paisajística.

Es una zona llena de leyendas y mitos, aunque también ha habido desgracias en forma de naufragios y hace unos años el Prestige, un petrolero que quedó a la deriva para luego hundirse, contaminó buena parte de la costa con el vertido de un fuel que tiñó de negro rocas y arena.

Elegimos hacer una de las ocho etapas de “O camiño dos faros”, una ruta de senderismo que une Malpica con Fisterra bordeando el mar y que te permite cruzar playas, abrirte paso entre la maleza, pisar barro, escalar pendientes y bajar por acantilados como buenamente puedas.

20160522_155026

No todo el trayecto es de igual dureza y dificultad pero realmente hay zonas un poco complicadas. Aunque también es verdad que cuando levantas la cabeza y la belleza del paisaje te da en la cara se te olvidan todos los males.

Nosotros hicimos la segunda etapa que une Niñons con Ponteceso, 26 kilómetros de deslumbrante belleza y que atraviesan lugares tan emblemáticos como Cabo Roncudo, donde las cruces en la roca nos recuerdan que los percebeiros se juegan la vida para arrancarle al mar este riquísimo tesoro de nuestra gastronomía. Un mar, como veis en la foto, que no suele estar en calma precisamente…

20160522_163835

Es conveniente estar en forma para hacer una de estas rutas, aunque tampoco es necesario ser un deportista profesional. Sí es imprescindible mentalizarse de que vas a ser capaz de hacerla, de que son muchas horas caminando y de que un kilómetro se hace más largo de lo habitual por las condiciones orográficas.

Subiendo los acantilados vas a descubrir porqué se utiliza la expresión “esto se pone cuesta arriba” para decir que algo es difícil. Pero también te aseguro que la sensación de satisfacción personal que te invade el alma tan pronto finalizas no la cambias por nada. Es un logro conseguido, una meta alcanzada y un esfuerzo que da sus frutos.

Que no me arrepiento nada, que voy a seguir haciendo rutas y animo a todo el mundo a que se sume. Ah! Y yo que soy de Santiago de Compostela…¡qué voy a decir! Si mi ciudad es meta de una de las principales rutas de peregrinación del mundo…¿Qué tal el camino de Santiago? ¿Te apetece? Pero esto ya da para otros post!!!! Nos vemos. Biquiños!!!

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia

#GaliciaMola #Ocamiñodosfaros #senderismo #CostadaMorte

 

 

Una lluviosa tarde de marzo

“Chove en Santiago, meu doce amor,

camelia branca do ar, brila entebrecida ó sol”

Federico García Lorca.

Aunque el tiempo últimamente se ha vuelto un poco loco, no voy a descubrir ningún secreto  si digo que en Santiago de Compostela habitualmente llueve mucho.

Y puede estar lloviendo días enteros sin parar…algo a lo que ya estamos acostumbrados los hijos de esta preciosa e histórica ciudad monumental.

lluvia-ventana.png

Y aunque la lluvia puede entorpecer nuestro quehacer diario, también es fuente de riqueza y de belleza, e inspiración de un sinfín de músicos, fotógrafos, poetas…y todo tipo de artistas.

El clima y yo.

 Será verdad que el clima afecta al estado de ánimo y cada uno supongo que podría relatar sus propias vivencias. En mi caso, el gris oscuro de las nubes cargadas de agua me anima al recogimiento y a la ensoñación.

Y ante una infusión calentita y una hoja en blanco…las palabras vuelan y las historias salen de las entrañas sin pedir permiso.

infusion

En esta lluviosa tarde de marzo, os regalo una historia…

El té de Sarah

Sarah cogio su taza de té verde y lentamente lo fue bebiendo a pequeños sorbos. Sentía bajar la infusión lentamente por su garganta mientras recordaba como puede cambiar la vida en un instante.

Lo único seguro es que nada permanece y por eso es fundamental disponer de unos buenos zapatos para andar el camino.

Sarah miró al frente con tranquilidad y cogió una servilleta. De inmediato acudieron a su cabeza imágenes de las cuidadosas y precisas ceremonias del té japonesas donde cuenta hasta el último detalle. Durante mucho tiempo no las entendió. Ahora sí.

Sabía que lo importante era mimar el detalle y cuidar lo que estas haciendo en ese momento. No en ningún otro. Precisamente en ese.

Sarah estaba tranquila y serena. Satisfecha y disfrutando del té. Pensando en cómo las curvas de la vida pueden trasladarte a un destino mejor, siempre que sepas llevar las riendas del timón. Ya sabes, cuando el viento sea favorable, saca el velero.

Hubo quien la llamó loca por atreverse a vivir. Hubo quien criticó su osadía desde la frustración cobarde. Pero también hubo quien le tendió su brazo para ayudarla a navegar. Y había cruzado mares en calma y auténticas tempestades.

Quien no fluye se estanca y quien vive aferrado a falsas seguridades para escapar de sus miedos acabará, más pronto o más tarde, cayendo en el abismo.

El futuro es incierto. Imprevisible. A la vida no puedes ponerle cercos. Ni es posible agarrarla con las manos. Se te escurre entre los dedos, como el agua.

Sarah disfrutaba de su té,  mientras veía las gotas de lluvia resbalar por el cristal de su ventana y el viento movía las ramas de los árboles. Pero el temporal estaba fuera. En su interior, brillaba el sol.

bailar-lluvia

¡¡¡Adoro a Gene Kelly!!!!

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia y no dudes en seguir el blog (abajo a la derecha, donde pone seguir).

Biquiños!!!!

#lluvia #mindfulness #GaliciaMola #Compostela.