¡Vaya castañazo!

A ver!!! Que levante la mano el primero que no se ha llevado algún castañazo en la vida!!! Veo pocas manos levantadas eh??? Es que el que más y el que menos, a todo el mundo le ha tocado lidiar en alguna ocasión, con alguna situación que preferiría haber evitado.

Castañita rica

Sin embargo hoy voy a hablar de las castañas “buenas”, jejeje. Es decir, de las que se comen. Aunque este otoño está dejando por el momento un tiempo bastante veraniego en Santiago (el conocido como “veroño”), a mi me encanta que me llegue el olor de las castañas asadas cuando voy por la calle abrigada hasta las orejas, en estos días grises y fríos tan habituales por mi querida tierra. Y ya no digamos, el instante en que agarras ese cucurucho de periódico que quema por momentos con las castañas sacadas literalmente de las brasas.

castana

Pero otro episodio curioso que nos deja la castaña es el momento de ir a recogerla. Mi padre, por ejemplo, tiene varios castaños y en mi familia es costumbre, llegada esta época del año, de quedar para ir al monte a recogerlas. Y no penséis que es tan fácil porque a veces hay que emprender una lucha titánica con el erizo que las envuelve porque no las suelta ni a la de tres.

Siempre se dice que para disfrutar del olor de una rosa, a veces te tienes que pinchar con sus espinas, pero yo añado que para coger una castaña, vas a tener que vértelas con esos erizos que funcionan como auténticos tanques acorazados pinchantes.

castanas

Recoger castañas del suelo, siempre que tu espalda te lo permita, es una actividad extremadamente gratificante. Aparte de hacerte con un alimento riquísimo, te permite desconectar y pasar una tarde divertida. Aprovecho para enseñaros alguno de los espantapájaros que hace mi padre con la misma dedicación y mimo con que cuida el monte y todos sus cultivos jejeje.

espantallo

Lo cierto es que vivir en Santiago de Compostela te permite lujos como agarrar el coche y estar completamente inmerso en el medio rural en poco más de un cuarto de hora.

Tenemos nuestra aldea a la vuelta de la esquina, un sitio al que el cuerpo te pide volver de vez en cuando para recordarte cuales son tus orígenes, que la naturaleza sigue sus propios ritmos y que respirar paz…¡es gratis! Como casi todo lo que suele merecer la pena en la vida. ¡Nos vemos!

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hazte seguidor/a del blog y deja un comentario si te apetece. Besos.

#castañas #naturaleza #ocio

 

 

 

La vida en verde y marrón

¡Ya está aquí octubre!

¡Me encanta el otoño!

Por gustar, hasta me gusta la ropa típica de esta estación, cuando ya empiezas a abrigarte pero todavía no tienes que luchar contra esos temporales tan típicos de Galicia. Sí, ya sabéis, esos días de invierno en los que no para de llover, la humedad te corroe el alma y siempre es de noche…

alameda-1

Pero el otoño es más majete. Los días tienen todavía bastantes horas de luz y todos los paisajes parecen estar inundados por los colores verde y marrón.

El verde de las hojas que renacen, una vez que ya han caído las que no sirven, y el marrón de la madre tierra que nos recuerda la importancia de tener unas raíces fuertes y profundas. A veces más rojo fuego, a veces más creativamente naranja.

En otoño es cuando más me apetece vestirme con los colores que la naturaleza nos regala estos meses. Es como si de alguna manera te fusionaras con el entorno.

alameda-2

Para algunos, el otoño es tristeza, porque lo asocian al fin de las vacaciones, la vuelta al trabajo o la llegada del frío y de las lluvias.

Octubre de ilusión y retos

Para mí, sin embargo, es vida, es cambio, es movimiento, es renacer, es ilusión…las libretas sin estrenar ante un nuevo curso que nos traerá muchas y nuevas experiencias (¿soy yo la única que recuerda con nostalgia el momento de abrir por primera vez los libros y libretas antes empezar las clases? Olían distinto y en la librería siempre me regalaban bolígrafos y lápices que guardaba como oro en paño…).

Música para el alma

Será que estoy nostálgica pero estos días me ha dado por ponerme en casa un viejo cd de Duncan Dhu “Autobiografía“.  Mi canción favorita es “Rosa gris” interpretada magistralmente por la voz susurrante y sensual de Diego Vasallo. Sencillamente…¡me encanta! Hasta la próxima.

Rosa gris

mirada dulce y labios de cristal

y la piel que no toqué

blanca como su intención…

¡Ah! Las fotos son en la alameda de Santiago de Compostela, otro rinconcito fantástico de mi ciudad mágica.

No olvides hacerte seguidor o seguidora del blog, dejar un comentario si te apetece y ver la vida en tonos verdes y marrones, a juego con la naturaleza…Y sígueme en twitter @cuadernodesofia.

#otoño #naturaleza #DuncanDhu

 

 

¿Qué pasa con los corazones rotos?

Yo aún no estaba en este planeta cuando Jimmy Ruffin sonaba en las radios, allá por la década de los 60, con una canción que hoy es un clásico de la música soul. Era el sonido de la Motown, sí la de los Jackson 5 o Diana Ross y las Supremes, y Ruffin se preguntaba con tono triste y melancólico, ¿qué pasa con los corazones rotos? “What becomes of the brokenhearted?”.

Pues tengo que decir, tachín tachín, que yo tengo la respuesta a esa pregunta, aunque con algún matiz claro. No sé tanto qué pasa con los corazones rotos, sino más bien a dónde se pueden dirigir. Jejejej. A ver, me explico.

A hacer las maletas

Podemos empezar por viajar a la capital de Croacia, a Zagreb, ciudad identificada con el corazón hasta tal punto que incluso lo tiene como símbolo. De hecho puedes encontrar corazoncitos con el nombre de la ciudad en cualquier tienda de souvenirs y regalarlos con la clara intención de mostrar cariño y atención. En las guías turísticas se habla de Zagreb como la ciudad con un millón de corazones, (o habitantes, claro).

DSC01089.JPG

Pero es que en Zagreb se encuentra también uno de los museos más curiosos y originales que he visto jamás y que, por supuesto, no perdí la oportunidad de visitar durante emi estancia en Croacia: el museo de las Relaciones Rotas.

¿Es posible un museo sobre el fracaso sentimental, o sea, sobre lo inmaterial e intangible? Pues es evidente que sí. ¿Cómo? Pues a través de objetos que dona la gente desde diversas parte del mundo con un pequeño mensaje explicativo de su historia.

DSC01101.JPG

Lo primero que me gustaría dejar claro es que cuando hablamos de relaciones rotas no hablamos únicamente de fracasos en el amor de pareja, que también, sino de relaciones fallidas de familia, de amistad o de lo que se te ocurra.

Me imagino que se busca la empatía con el visitante que se sumerge en historias ajenas que podrían ser la suya (o no) y, al mismo tiempo, dejar testimonio y quizás marcar un punto de inflexión para que quien dona el objeto pueda seguir con su vida.

DSC01098.JPG

Y las cosas que deja la gente son de lo más variado, desde un vestido o un hacha (para quien no se tomó muy bien la ruptura), hasta la carta de suicidio de una madre. “Querida H. Escribir una carta en estas circunstancias es casi imposible. Te deseo, y a M. y a M. toda la prosperidad posible. Y mucho amor y felicidad. Tu mamá”.

DSC01107.JPG

También hay quien quiere dejar testimonio de todo lo que aprendió de su padre fallecido. “Mi padre falleció. Descubrí que su alma pura y buenase había ido y no iba a volver. Pero nunca lo olvidaré porque el me enseñó la valentía, la caballerosidad y la generosidad. También me enseño la honestidad y a amar a la gente y ayudarla. Padre, yo te recuerdo y rezo por ti”.

DSC01105.JPG

El museo se encuentra en la zona histórica y más alta de Zagreb, aunque merece la pena la subida. Cuando paramos a unas chicas por la calle para preguntarle por su ubicación, antes de contestarnos se rieron y nos preguntaron ¿pero por qué todo el mundo pregunta por ese museo?.

¿Por qué será? Que el museo estuviese lleno de gente quizás es la respuesta. Espero que os haya gustado el post. Besitos desde el corazón. Hasta pronto!!!!

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Deja tu comentario si te apetece y anímate a seguir el blog (pincha abajo a la derecha y deja tu mail…es muy fácil).

#sentimientos #rupturas #museodelasrelacionesrotas

 

 

 

¡Ave César!

¡Ave César! La que quiere exprimir su vida al máximo te saluda.

¿Qué tal os va? Supongo que os podéis imaginar de que ciudad voy a hablar en este post. ¡Roma! La bella, fascinante, monumental y enigmática Roma, dónde he estado unos días aprovechando mis vacaciones.

Siempre es un buen momento para visitar la Ciudad Eterna, cuna de nuestra historia y que tanto ha marcado nuestra lengua, cultura, legislación, arquitectura e incluso filosofía.

¡Cuánta belleza, por Júpiter!

Reconozco que días antes de irme, busqué como pude mis apuntes del instituto para repasar aquel capítulo titulado “Así vivían los romanos”. Ehhhhh, que una menda es de “letras puras”, de latín, griego, historia y arte, materias de las que te alegras saber algo cuando caes en un lugar así.

DSC00974.JPG

Cuando pisas aquellas viejas calzadas y piensas…”Wow, quién sabe si por estas mismas piedras habrá pasado el mismísimo Julio César o el emperador Augusto” e inspirada por los dioses Apolo y Venus descubres la belleza que esconde cada monumento. Y es que mires para donde mires, la historia te envuelve y consigues viajar en el tiempo.

DSC01086.JPG

El cine también ayuda mucho en esto de dejar volar la imaginación y entre “Espartaco”, “Quo vadis“, “Gladiator” o “Ben Hur” pues ya te imaginas protagonizando alguna carrera de cuadrigas en el Circus Maximus o luchando contra las fieras más salvajes en el Coliseo confiando en que el pulgar apunte hacia arriba jejejeje.

Además por cualquier rincón de la ciudad puedes ver el famoso S.P.Q.R. (Senatus populusque romanus), el Senado y el pueblo de Roma, para recordarte que la actual capital italiana fue en su día germen de una impresionante civilización.

DSC01080.JPG

Claro que no todo era tan fascinante en la época imperial porque también cabe recordar que existía la esclavitud o que veneraban la violencia sangrienta de la lucha de gladiadores. Claro que, por otro lado, también tenían las termas (¡viva ese culto al baño y al masaje!) o los gimnasios.

Roma no paga a traidores.

Me imagino que los ciudadanos romanos pensarían en su día que su mundo como potencia militar, cultural y política jamás se extinguiría, pero la historia una vez más nos enseña que nada es para siempre y que todo cambia y todo pasa.

DSC01085.JPG

Por eso para mí, las ruinas de la antigua Roma tienen un aire de grandeza imperial y militar, sí, pero también me evocan cierta tristeza porque evidencian que hasta la civilización más poderosa es vulnerable y temporal, al tiempo que deja de manifiesto que los impresionantes y colosales edificios que con tanto esfuerzo se construyeron han sido destruídos o deteriorados por las ansias de dominio del ser humano.

La dolce vita

Pero yo prefiero quedarme con la Roma del amor y de las artes, de la pasta y de la pizza. Que comienza el día con un buongiorno, que pasea al atardecer por el Trastévere, a donde Audrey Hepburn se va de vacaciones con Gregory Peck y, por supuesto, la que ve con envidia a Anita Ekberg bañándose en la fontana di Trevi. Yo, por si las moscas, he dejado mi monedita en la fuente, así me aseguro que volveré y también, si se tercia, algún deseo más…

¡Todos los caminos conducen a Roma!

Nos leemos pronto.

Hazte seguidor del blog o deja tu comentario si así lo deseas. También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia.

#Roma #vacaciones #historia

 

Sentada a la orilla del mar

Sitting in the morning sun (sentado al sol de la mañana)

I,ll be sitting when the evening comes (estaré sentado cuando llegue la tarde)

Watching the ships roll in (viendo los barcos girar)

Then I watch them roll away again (y viendo como se alejan de nuevo)

Sitting on the dock of the bay (sentado en el muelle de la bahía)

Watching the tide roll away (viendo bajar la marea)

I,m just sitting on the dock of the bay (simplemente sentado en el muelle de la bahia)

Wasting time (pasando el rato)

“Sitting on the dock of the bay” Otis Redding.

¡Qué fantástico es el descanso!

¡Qué maravilloso es DISFRUTAR del descanso!

Algo que cada día es más difícil, ya que sin saber muy bien cómo, hemos asumido cierta culpabilidad cuando pasamos mucho tiempo sin hacer algo “productivo”. ¿Productivo para quién? ¡Gran pregunta!.

playa 3

El año pasado por estas mismas fechas yo escribí otro post sobre lo importante que es desconectar en vacaciones: https://elcuadernodesofia.wordpress.com/2015/08/07/practicando-el-desconecting/  Hoy me gustaría salir en defensa del aburrimiento. Ese aburrimiento por el que tanto protestabas cuando eras pequeño y no tenías quien jugase contigo.

¡El placer del ocio!

A mi me gusta “aburrirme” mirando al mar. Al hipnotizante mar. Y escucharlo. Yo creo que incluso tiene cierto efecto meditativo y calmante.

Si cierras los ojos y escuchas, puedes llegar a fusionarte con el entorno. Siempre que hayas elegido, claro está, algún rinconcito que no esté lleno de gente.

playa 1

Oyes las gaviotas, el murmullo de las olas, algún barquito que se acerca y sientes la brisa acariciando tu cara. Si el sol está picajoso, los ojos los abres como buenamente puedes.

Aunque el sol que a mi realmente me gusta es ese que al atardecer tiñe el paisaje de un cierto tono anaranjado…antes de esconderse para que aparezcan la luna y las estrellas. Sabiendo que, por muy larga que sea la noche, el sol siempre acabará por volver a brillar. Es la placentera sensación de vivir estando en paz con lo que te rodea.

Si tienes la fortuna de poder disfrutar este verano de unos días de descanso, te deseo que aproveches tus propios rinconcitos de paz. Yo tengo los míos pero….ssshhhhh….es un secreto…¿me lo guardas?.

Voy a acabar el post como lo empecé. Recoméndándote que escuches este clásico de Otis Redding que nunca me canso de poner…viendo la vida pasar…Besos y hasta pronto.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia.

Aprovecha para hacerte seguidor del blog o dejar un cometario, si quieres.

#vacaciones #atardecer #playa #mindfulness

 

El azucarero y el Kintsugi

Muy buenas!!!

Es habitual que las comidas familiares acaben protagonizadas por los recuerdos de las trastadas que hacías cuando eras pequeño. Y mi madre, a menudo suele recordar que uno de mis hermanos y yo rompimos un azucarero. Hasta aquí todo normal. Lo que pasa…jejeje…es que intentamos mantener nuestra pequeña fechoría en secreto y no dudamos en echar mano del pegamento, repararlo como buenamente pudimos, dejarlo en el mismo sitio que estaba…¡y aquí no ha pasado nada!

Estábamos absolutamente convencidos de que éramos unos tremendos artistas, aparte de superinteligentes y de que jamás nadie iba a notar el cambio, por lo que nos libraríamos del castigo que teníamos prácticamente asegurado.

¡Ni qué decir tiene que mi madre nos pilló a la primera!. Entre otras cosas, porque el azucarero se hizo pedazos tan pronto lo tuvo en la mano jajajjaja…¡al final no éramos tan buenos artistas!

El arte del Kintsugi

Y he decidido empezar el post con esta anécdota de mi infancia, porque hoy os voy a hablar del “Kintsugi”. Ya me parece escuchar vuestras voces ¿de queeeeee? jajajaj.

El kintsugi o kintsukuroi es una técnica japonesa que se utiliza para reparar objetos de cerámica utilizando resina con polvo de oro o plata. Pero ¡ojo!, porque el kintsugi no se utiliza para que el objeto dañado quede igual que antes sino para embellecerlo.

Por lo tanto, se exhiben los daños como parte de la historia del objeto y el hecho en sí de que siga existiendo significa que ahora es más fuerte. O sea, que la fortaleza radica en la reconstrucción y por tanto la huella que deja la herida debe ser mostrada con orgullo.

Oda a los corazones rotos

Yo creo que este arte nos enseña que mostrar públicamente un dolor o una pérdida no es síntoma de fragilidad, sino de todo lo contrario. Y los corazones rotos (aunque sean de gominola como el de la foto), acabarán siendo más fuertes siempre que sigan latiendo.

corazon

Y aquí aparece otra de esas palabrejas que tanto me gustan a mi: la resiliencia, es decir, la capacidad que tiene todo ser humano para sobreponerse a situaciones adversas e incluso para ser transformado por ellas.

La gran Frida

Y hablando de este tema me ha venido a la cabeza Frida Kahlo. Y aunque tengo pensado dedicarle un post en el futuro hoy deseo detenerme en una de las obras suyas que más me impresionan. “La columna rota”.

fridacolumna

Yo creo que nadie como esta artista mexicana para mostrarle al mundo la inmensidad de su dolor y de su pena. Y si bien es cierto que la propia artista tenía graves problemas de movilidad, no debemos olvidar que la columna es el eje que sustenta cualquier construcción y si la columna se rompe…el edificio se tambaleará o se vendrá abajo. A eso añadimos las lágrimas en su rostro y los clavos que atraviesan su cuerpo como si fuesen las espinas de una rosa…el más grande de ellos en el corazón.

Frida llora su dolor. Frida sufre. Frida canaliza todo ese torrente de sentimientos a través del arte. Seguiremos hablando de Frida…en otra ocasión. Saludos a todos los seguidores y seguidoras del blog (en esta ocasión, con especial cariño hacia México). Besos.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hazte seguidor del blog y deja un comentario si quieres.

#kintsugi #resiliencia #FridaKahlo

 

 

 

¡Puro fuego!

Hola a todos y todas!!!

¡Estamos a punto de entrar en el verano! (biennnnn).¡Se acercan las vacaciones!(biennnn) y llega el sol y el buen tiempo (aunque en algunos lugares como en mi ciudad, Santiago de Compostela, se haga de rogar).

Con la llegada del veranito llega también el culto al sol, al astro rey, algo que viene de muy muy atrás. De hecho es una de las deidades más antiguas de la historia. Elemento fuego en pura esencia: las pasiones, los arrebatos, los impulsos, la acción, el temperamento, la ira…Pero cuidado, no es bueno jugar con fuego, te puedes quemar. Y cuando algo prende fuego (piensa en los incendios) se lo lleva todo por delante, lo bueno y lo malo.

¡Meigas fóra!

Aquí en Galicia, al igual que en otros muchos puntos de la geografía española, la noche del 23 al 24 de junio se celebra el San Juan. Es la noche de las hogueras (o cacharelas), la más mágica del año y la más corta en la que se celebra el poder purificador del fuego.

IMG-20150627-WA0000

Muchas familias, amigos y vecinos se juntan esa noche en torno a las hogueras para disfrutar de sardinas a la brasa, vino y otros ricos manjares. Cuando está prácticamente consumida, la tradición dice que hay que saltarla y gritar ¡Meigas fóra!  ¡Hay que espantar a  los malos espíritus! Y yo no creo en las meigas, pero bueno, estoy segura de que habelas, hainas… jejejeejeej.

Si hay una noche a la que están asociadas cientos de rituales es esta sin duda. Si haces una búsqueda por internet sobre el tema te darás cuenta. A mi una de las que más me gusta, es dejar agua con pétalos de rosa para lavarte la cara al día siguiente. Se trataría de una especie de “agua sanadora” con propiedades terapéuticas y limpiadoras del exterior y del interior, cuerpo y alma.

Rituales varios

Un ritual particular mío (y creo que de mucha gente más) es escribir en un papelito lo que me gustaría eliminar de mi presente, arrojarlo a la hoguera y ver como arde. Esta imagen de la regeneración es tan gráfica, que sobran las palabras. Pero es que a veces para seguir adelante, primero hay que soltar y dejar atrás lo malo. No sólo porque no aporta… es que a veces, incluso resta.

IMG-20160322-WA0005

El ser humano sigue respondiendo a los instintos más básicos y es curioso que en la época de la tecnología más avanzada nos sigamos reuniendo la noche de San Juan en torno a una hoguera que nosotros mismos hacemos con ramas, cajas y periódicos. Y yo creo que a la magia de esa noche ayuda la energía de todos los que participan activamente en la fiesta y, por supuesto, la luz de la luna y las estrellas.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hazte seguidor del blog y deja un comentario si quieres. ¡Hasta la próxima!

#SanJuan #mindfulness #fuego #GaliciaMola