Pasmando

Hola!!!

Sí. Aquí sigo. Se que he tardado bastante es escribir desde el último post, pero es que he estado atareadísima en mi tiempo libre haciendo…mmmm….¡nada planificado! jajajaja. Pero nada de nada. Cero. Nothing de nothing. Como se suele decir habitualmente, tirada a la bartola, o como dice mi madre…¡pasmando!.

¡Y qué bien sienta! Se lo recomiendo a todo el mundo. Y no sé porque me da, que cada vez lo hacemos menos, víctimas de una especie de culpabilidad por no pasarnos el día realizando actividades productivas. Como sigamos así, vamos a acabar prohibiendo por ley el aburrimiento…¡cuando debería ser un derecho!.

nota

Hace unos días, leí un reportaje sobre el agobio que le produce a algunas personas estar de vacaciones, o que llegue el fin de semana, por no saber de antemano qué hacer con su tiempo libre. Según el reportaje, estas personas necesitan tener planificado, incluso con días de antelación, lo que van a hacer cuando llegue el sábado o el domingo, porque en caso contrario sienten una especie de vacío existencial.

Yo he estado pensando sobre ello y no creo que esta planificación se deba a un vacío existencial, sino al miedo a tener tiempo para reflexionar sobre una situación personal que no nos gusta (aunque esto no lo ponía el reportaje). Y, claro, pasa lo de siempre, en vez de ponernos manos a la obra para intentar cambiar eso que no nos gusta,  distraemos la mente para no pensar sobre ello; así evitas salir de tu zona de confort (que implica mucho valor y esfuerzo) y vivimos más cómodos. Aunque más infelices, porque en el fondo-fondo-fondo sabemos que deberíamos actuar de otra manera. O sea…lo que se suele llamar un autoengaño de toda la vida. La pregunta es…¿cuánto tiempo podemos aguantar así?.

DSC01151

Esta “enfermedad” (por llamarle algo, aunque es una neura más bien) es algo propio de nuestros días, porque dudo bastante que en la época de nuestros abuelos pasase esto. Es más, te dirían “si no tienes que hacer, te pongo a trabajar rápido“.

Aunque me da que nuestros antepasados estaban más bien preocupados por buscarse la vida como pudiesen y no tendrían marcado ¿¿¿por la sociedad??? que para realizarse completamente tendrían que ser buenos estudiantes, acabar con éxito la carrera universitaria, comprar piso o casa, o piso y casa (con piscina a poder ser), emparejarse, tener hijos, conseguir el trabajo de tus sueños, viajar por todo el mundo, estar en forma, tener un cuerpo diez, colaborar con una ONG, saber cocinar, saber varios idiomas, ser activo en las redes sociales, ver en el cine los últimos estrenos…¡si es que me canso sólo de escribirlo!. ¡Cómo nos vamos a aburrir así!

Por cierto, ¿quién decidió que la vida tenía que ser así? Y si no es así…¿qué pasa? ¿Nos echan del concurso? ¿De qué concurso? ¿En qué maldito momento la vida se convirtió en un stress constante y en una carrera hacia ninguna parte? Por cierto, ¿estamos compitiendo con alguien? Porque yo no tengo el más mínimo interés en hacerlo.

DSC01241

Yo todos los días intento reservar mis “momentos de pasmar”. Pero…no nos confundamos. Porque yo no le llamo pasmar a estar tirada en el sofá sin hacer nada (eso no va conmigo), o viendo cualquier cosa en la tele. Para mi, son momentos donde hago lo que realmente me apetece aunque no sea nada que me vaya a producir un “beneficio futuro”.

Me explico, si salgo a correr, no lo hago por tener una mejor salud o adelgazar (que si lo consigo, pues oye, genial a mayores). Yo salgo a correr, porque simplemente me encanta salir a correr y disfruto haciéndolo. Y digo lo mismo de pasear, hacer senderismo, cocinar, bailar, poner diez veces seguida una canción que me encanta o leer. Y ya no digo nada de contemplar paisajes impresionantes o ver el mar, porque ahí si que puedes pasmar literalmente. O sea, que no es la actividad en sí, sino la actitud con la que la haces.

También incluyo aquí escribir mis posts en este blog, algo que siempre me ha parecido una actividad especialmente relajante, estimulante y sobre todo, creativo y personal. Para mí, el beneficio de escribir, es el hecho en sí mismo de escribir y todo lo que a mi me aporta de dar y ofrecer, al margen de que cualquier persona por el mundo pueda leer lo que escribes e incluso compartirlo…O no. Eso ya es libertad de cada uno.

Nos vemos prontito.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia.

#naturaleza #ocio #vacaciones #tiempolibre #mindfulness

¿Bailamos?

Dada la excelente acogida del post anterior, hoy voy a seguir hablando del baile en sus múltiples facetas: como disciplina artística, simple diversión y, por supuesto, como medio de comunicación y expresión.

fred1

Y me refiero a todos los bailes como el tango, la salsa, el hip hop, el flamenco, el vals o el rock. Lo de menos es la forma, y lo de más, conseguir transmitir sentimientos y emociones a través del movimiento.

¿Quién no ha sentido alguna vez que se le ponían los pelos de punta con la actuación en directo de algún artista y… cada uno que ponga el nombre propio que quiera?

Será en su conjunto el ambiente, la música y el feeling…es decir, la energía del lugar, que se transmite y se percibe a flor de piel. Una energía que no recogen posteriormente las grabaciones por buenas que sean. Por eso el baile, como arte, además de verlo, hay que vivirlo y sentirlo.

En este sentido, recuerdo oir decir a un conocido bailarín en una entrevista que después de actuar se sentía vacío, como si le hubiese dado al público una parte de sí mismo. Y, aunque es evidente que no todos tenemos las aptitudes de Rudolf Nureyev, si todos podemos bailar y disfrutar.

fred2

Algunos también descubrimos la magia del baile gracias al cine y a títulos tan míticos como “Cantando bajo la lluvia”, “Un americano en París”, “West Side Story” o “Flashdance”, por poner tan sólo algunos ejemplos con estilos diferentes.

Pero si hay alguien que me encanta y que, a mi juicio, representa la elegancia personificada es, sin duda, Fred Astaire. Concretamente, el dúo Fred Astaire y Ginger Rogers. Mmmmmm aquellas fantásticas peliculas en blanco y negro de RKO Pictures que ya te fascinaban desde que salía la antenita y el piripipiripipi….

Y claro, si al talento del dúo Astaire/Rogers le añadías la magia de George Gershwin, Irving Berlin o Cole Porter en las canciones, pues nos encontramos con auténticos bocaditos de maestría que no te cansas de ver una y otra vez, aún con cierta nostalgia.

Curiosa valoración

Me hace gracia recordar que tras presentarse a su primer casting, la evaluación de Fred Astaire fue la siguiente: “No sabe actuar, no sabe cantar, está un poco calvo y sabe bailar un poco”. ¡Sí! ¡Habéis leído bien! Hubo quien tuvo la osadía de decir del mísmísimo Fred Astaire que no bailaba muy bien. ¡Como cazador de talentos no tenía precio, el muchacho que escribió eso! Por eso yo cada día me reafirmo más en que cada uno tiene que creer en su propia valía porque…¡hasta a Fred Astaire le dijeron que el baile no era lo suyo!. Y yo me pregunto…¿a Picasso alguien le diría que no sabía pintar? No dispongo de ese dato, pero visto lo visto, me temo lo peor.

Night and day

Entre todas las actuaciones de la pareja hoy os voy a dejar la que es mi favorita. El “Night and day” incluído en la película “The gay divorcee”. No sé si me gusta más la canción, la letra, el escenario, el vestido y el peinado de Ginger o esos estudiados planos que nos dejan disfrutar al máximo de una coreografía perfectamente ejecutada y estudiada al milímetro.

Te invito a que pinches el play y te dejes envolver, aunque sólo sea por unos minutos, en este romántico mundo de ensueño de Fred y Ginger…”Night and day, you are the one, only you beneath the moon an under the sun…”.

Curiosidad del día: ¿sabías que después de que Michael Jackson interpretase “Billie Jean” en directo por primera vez, Fred Astaire lo llamó para felicitarlo? En su libro autobiográfico “Moonwalk” el propio Rey del Pop lo recuerda así (e incluye en el libro la foto que yo os dejo abajo):

Al día siguiente del espectáculo “Motown 25”, Fred Astaire me llamó por teléfono y me dijo textualmente:

– Te mueves como un diablo. Anoche, realmente, les hiciste caer de culo. – Eso me dijo Fred Astaire. Yo le di las gracias. Entonces él dijo – Eres un bailarín furioso. Yo también. Yo hacía esas mismas cosas con el bastón.

Le había visto una o dos veces pero  era la primera vez que él me llamaba. Luego me dijo:

– Anoche vi el programa especial. Lo grabé y esta mañana he vuelto a verlo. Te mueves como un diablo.

Era el mayor elogio que había recibido en mi vida y el único que había querido creer. Que Fred Astaire me dijera esto supuso para mi más que nada.”

michael y fred

Según recoge la Wikipedia, en 1987, poco antes de morir, Fred Astaire dijo a los periodistas: “No quería dejar este mundo sin saber quien era mi sucesor. Gracias Michael”. Pero… de Michael Jackson no quiero hablar mucho porque…os avanzo que estoy preparando, con mucho mimo, un especial sobre su figura. ¡Próximamente lo vereis y lo leereis”.

¡Comparte el post y no dudes ni un segundo en hacerte seguidor o seguidora del blog! Besos a miles.

#baile

#fredastaire

¡¡¡Disco Inferno!!! Tras la pista de Tony Manero

¡Hey, hey, hey, chicos y chicas! ¿Preparados para darlo todo en la pista? ¡Ni un segundo de descanso! ¡A bailar!

boladisco

Ja,ja,ja…Como veis, hoy empiezo con las pilas muy, pero que muy cargaditas. ¿Qué fue de los Tony Manero, de aquellas camisas de flores, pantalones de campana y plataformas? ¡¡¡Los mágicos años 70 del “Saturday Night Fever“!!!.

Todo un modelo musical y estético que conozco básicamente por los reportajes de la tele y por el cine, ya que en la década de los 70…estaba aterrizando en este mundo terrenal.

¡Momento de desconectar!

¿Y por qué empiezo hoy con esto? ¡Porque necesito desconectar! Llevo los últimos 15 días recorriendo Galicia de punta a punta para cubrir informativamente la campaña electoral y después de tanta promesa, discursos, carretera, aplausos y chascarrillos, considero llegado el momento de decir…¡stop!.

¿Nunca os ha pasado que después de muchos días consecutivos de trabajo o de estudio intenso el cuerpo pide baile y diversión?

Burn, baby, burn!

Y aunque hay muchas canciones con las que despejar la mente, hoy he elegido el “Disco Inferno” de los Trammps, incluído en la BSO de “Fiebre del Sábado Noche”. ¡Porque sí! Porque marcó una época y porque me encanta ese momentazo Tony Manero en la pista.

A Tony Manero y a esta fantástica banda sonora (protagonizada en gran parte por los Bee Gees, ¡otro icono!) llevan ya mucho tiempo haciéndole homenajes. Uno de ellos, de la Ambición Rubia, de la mismísima Madonna, que no dudó en fusionar el “Disco Inferno” con su propio tema “Music” en su gira “The Confessions Tour”. ¿El resultado? Una puesta en escena absolutamente espectacular.

No os podéis perder la fantástica coreografía de los bailarines…¡en patines! y, por supuesto, la impresionante aparición en el escenario de la diva al más puro estilo de Tony Manero. ¡Me vuelve loquita ese traje blanco con chaleco sobre esa camisa morada! ¡Uhhhhh!

Y como no hay dos sin tres…¡otra versión! En este caso, a cargo de la Terremoto Tina Turner…¡Y lo que me gusta a mí como mueve esta mujer las caderas! ¡Soy fan total!

En resumen…¡baile, baile y más baile! Es un gran remedio para muchos males…y…no olvides dejar tus comentarios o hacerte seguidor del blog si aún no lo eres (dale a la pestañita de “seguir” que sale abajo a la derecha). Besitos.

#baile

#saturdaynightfever

#tonymanero

#discoinferno