Yo te cielo, Frida…

“¿Se pueden inventar verbos?

Quiero decirte uno: yo te cielo,

así mis alas se extienden enormes,

para amarte sin medida”

Frida Kahlo

¡Hola de nuevo a todos, en este recién estrenado 2017!.

Cuando acabe de escribir este post, voy a recoger del salón de mi casa los adornos navideños y, la verdad, me da un poco de pena, porque significa poner punto y final definitivamente a las fiestas navideñas.

navidad2

Pero una vez pasada la Navidad, y volviendo poco a poco a la “normalidad”, yo voy a dedicar este primer post del año a hablar de Frida Kahlo, aprovechando que este 2017 se conmemora el 110 aniversario de su nacimiento en Coyoacán, México.

Esta mujer arrolladora, vital y pasional es la prueba hecha mujer de que el sufrimiento no siempre deja huella en tonos grises y de que el colorido más vivo también puede mostrar el dolor más amargo o la herida más desgarradora.

frida

No tengo intención de abrumaros con datos biográficos de Frida (que seguro ya conocéis) más allá de recordar que la enfermedad (poliomielitis), la tragedia (grave accidente de tráfico que prácticamente la inmovilizó) y su relación tormentosa con el muralista Diego Rivera marcaron su existencia y su obra pictórica, imposibles de disociar.

Desesperación hecha pintura

Frida misma era sus cuadros. No sólo porque la mayor parte son autorretratos, sino porque pintar se convirtió en una necesidad vital para canalizar el dolor y la impotencia que nacía en su corazón, cruzaba su cuerpo quebrado y salía finalmente por la mano que sujetaba el pincel. “Bebía porque quería ahogar mis penas, pero las malvadas aprendieron a nadar”.

Sería impreciso decir que dejó al descubierto su alma porque sus cuadros, realmente, eran instantáneas de su interior. Ecografías en color del dolor. Sentimientos trasladados al lienzo. “Nunca pinto sueños o pesadillas. Pinto mi propia realidad”.

fridaciervo

Aunque en otro post del blog hablé de una de sus obras “La columna rota”,  hoy recupero  “El venado herido”, donde con cuerpo de cervatillo, Frida se presenta sangrantemente herida por nueve flechas y mirando desolada al espectador.

Es de 1946 y de alguna manera muestra gráficamente su miedo y desesperación por no recuperar su movilidad tras una operación de columna vertebral. Abajo a la izquierda está escrita la palabra “Carma”, quizás como expresión gráfica de quien se ve incapaz de escapar a su propio destino de sufrimiento.

fridaydiego

Frida es la mujer de las flores en la cabeza, la que viste traje tradicional mexicano, la que se abraza a los monos, la que sufre las ausencias infieles de Diego, la que se vio años postrada en una cama, la uniceja, la luchadora incansable, la mujer inteligente, bella y sentimental…la fascinante artista universal!!!. “Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?”.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hasta la próxima!!! Nos vemos prontito.

#FridaKahlo #sentimientos #sufrimiento

Anuncios

El azucarero y el Kintsugi

Muy buenas!!!

Es habitual que las comidas familiares acaben protagonizadas por los recuerdos de las trastadas que hacías cuando eras pequeño. Y mi madre, a menudo suele recordar que uno de mis hermanos y yo rompimos un azucarero. Hasta aquí todo normal. Lo que pasa…jejeje…es que intentamos mantener nuestra pequeña fechoría en secreto y no dudamos en echar mano del pegamento, repararlo como buenamente pudimos, dejarlo en el mismo sitio que estaba…¡y aquí no ha pasado nada!

Estábamos absolutamente convencidos de que éramos unos tremendos artistas, aparte de superinteligentes y de que jamás nadie iba a notar el cambio, por lo que nos libraríamos del castigo que teníamos prácticamente asegurado.

¡Ni qué decir tiene que mi madre nos pilló a la primera!. Entre otras cosas, porque el azucarero se hizo pedazos tan pronto lo tuvo en la mano jajajjaja…¡al final no éramos tan buenos artistas!

El arte del Kintsugi

Y he decidido empezar el post con esta anécdota de mi infancia, porque hoy os voy a hablar del “Kintsugi”. Ya me parece escuchar vuestras voces ¿de queeeeee? jajajaj.

El kintsugi o kintsukuroi es una técnica japonesa que se utiliza para reparar objetos de cerámica utilizando resina con polvo de oro o plata. Pero ¡ojo!, porque el kintsugi no se utiliza para que el objeto dañado quede igual que antes sino para embellecerlo.

Por lo tanto, se exhiben los daños como parte de la historia del objeto y el hecho en sí de que siga existiendo significa que ahora es más fuerte. O sea, que la fortaleza radica en la reconstrucción y por tanto la huella que deja la herida debe ser mostrada con orgullo.

Oda a los corazones rotos

Yo creo que este arte nos enseña que mostrar públicamente un dolor o una pérdida no es síntoma de fragilidad, sino de todo lo contrario. Y los corazones rotos (aunque sean de gominola como el de la foto), acabarán siendo más fuertes siempre que sigan latiendo.

corazon

Y aquí aparece otra de esas palabrejas que tanto me gustan a mi: la resiliencia, es decir, la capacidad que tiene todo ser humano para sobreponerse a situaciones adversas e incluso para ser transformado por ellas.

La gran Frida

Y hablando de este tema me ha venido a la cabeza Frida Kahlo. Y aunque tengo pensado dedicarle un post en el futuro hoy deseo detenerme en una de las obras suyas que más me impresionan. “La columna rota”.

fridacolumna

Yo creo que nadie como esta artista mexicana para mostrarle al mundo la inmensidad de su dolor y de su pena. Y si bien es cierto que la propia artista tenía graves problemas de movilidad, no debemos olvidar que la columna es el eje que sustenta cualquier construcción y si la columna se rompe…el edificio se tambaleará o se vendrá abajo. A eso añadimos las lágrimas en su rostro y los clavos que atraviesan su cuerpo como si fuesen las espinas de una rosa…el más grande de ellos en el corazón.

Frida llora su dolor. Frida sufre. Frida canaliza todo ese torrente de sentimientos a través del arte. Seguiremos hablando de Frida…en otra ocasión. Saludos a todos los seguidores y seguidoras del blog (en esta ocasión, con especial cariño hacia México). Besos.

También puedes seguirme en twitter @cuadernodesofia. Hazte seguidor del blog y deja un comentario si quieres.

#kintsugi #resiliencia #FridaKahlo